Thursday, April 20, 2006

Revisión del libro: "Unconventional Flying Objects – A Scientific Analisis" (Objetos Voladores No Convencionales – Un análisis Científico)
Autor: Paul Hill (Antiguo Funcionario de NASA)
Editorial: Hampton Road Publishing Co. Charlottesville,VA 1995 (ISBN1-57174-027-9)


Me explico; la revisión del libro no es mía, sino de un artículo del físico Dr. Hall Puthoff, artículo que fue publicado en la revista JSE (Journal of Scientific Exploration, www.scientificexploration.org) . Como yo había realizado la traducción del artículo de Puthoff hace un tiempo y además acabo de leer el libro de Paul Hill, presento a continuación la traducción de la revisión de Puthoff. Esta traducción es perfectamente concordante con mi propia impresión del libro.

***************************************
Bajo el punto de vista de que las características de los UFO’s pueden ser estimadas por observaciones empíricas, en mi opinión el libro de Paul Hill proporciona el más fiable y conciso resumen de información ingenieril sobre OVNIs disponible. La información fue recopilada durante décadas de investigación por el jefe científico en el Instituto de Investigación de Langley de la NASA, en donde Paul Hill actuó como un ordenador informal de los datos relacionados con los OVNIs. La fortaleza de la compilación subyace en la inteligente separación entre lo que es valioso y lo que no, y en el análisis de lo anterior en forma y con patrones coherentes, incluyendo cálculos detallados. Quizá sea sorprendente para la persona casualmente interesada que, bajo cuidadoso examen, las observaciones, en lugar de desafiar las leyes de la física, como podría sugerir una interpretación ingenua, parecen estar en fuerte correspondencia con ellas. Esto se muestra en la discusión que sigue.

Una de las más consistentemente observadas características de vuelo de los OVNIs, es un modelo ubicuo en el cual ellos se inclinan para efectuar todas sus maniobras. Específicamente, los OVNIs adquieren un nivel horizontal para flotar simplemente, se inclinan hacia adelante para ir hacia adelante, se inclinan hacia atrás para frenar, se ladean para cambiar el rumbo, y suelen descender como lo haría una hoja que cae o bien como se mueve una moneda que se tambalea sobre una mesa. El análisis detallado de Hill muestra que tal movimiento no es consistente con los requerimientos de navegación aeronáuticos, pero totalmente consistente con algunas formas de propulsión por campos de fuerza repulsivos. No satisfecho con los análisis en el papel, Hill implementó varias plataformas voladoras circulares soportadas por sistemas de motor a reacción y por maquinas rotatorias. El mismo Hill actuó como piloto de prueba en las primeras versiones, y encontró que los movimientos descritos anteriormente eran los más económicos para propósitos de control. Figuras de estas plataformas se incluyen en el libro.

Para examinar todavía más la hipótesis de propulsión por campos de fuerza, Hill analizó casos que involucraban interacciones de campos cercanos con una aparente nave. Se trataba de interacción en las cuales algún tipo de fuerza estaba en evidencia. Esto inclúıa casos en los cuales un vehículo o persona fue afectada, ramas fueron rotas o juegos de azulejos de tejado fueron desalojados, objetos se doblaron, o bien el agua o el suelo fueron perturbados. Bajo un análisis cercano, las sutilezas de estas interacciones se combinan para apuntar inequívocamente a un campo de fuerza repulsivo que rodea la nave, considerándose esta fuerza como distinta de los mecanismos de propulsión que involucren motores a reacción, efectos puramente eléctricos o magnéticos, o emisión de partículas energéticas de radiación (a pesar de que alguna de estas últimas podría acompañar a un mecanismo de propulsión como efecto secundario). Una posterior investigación detallada indica que la forma particular de propulsión por campo de fuerza que satisface las condiciones observadas es lo que Hill denomina un campo dirigido de aceleración. Esto es, un campo que es, en general, similar al campo gravitacional en su naturaleza. Y en particular, que es capaz de cancelar a la gravedad. Tal campo actúa en todas las masas que estén en su esfera de influencia. Un corolario para esta conclusión es que aceleraciones de 100g con respecto al medio podrían ser sostenidas sin que a bordo de la nave ocurrieran fuerzas de altos g.

Una de las consecuencias de la identificación del campo de aceleración entregada por Hill en el párrafo anterior, apoyada por cálculos detallados y por simulación computacional y estudios en túneles de viento, es que el vuelo supersónico a través de la atmósfera sin que ocurran los Booms Sónicos, puede ser fácilmente planificado. La manipulación de este tipo de campos de fuerza de aceleración, aun a velocidades supersónicas, resulta en una zona de presión constante, libre de compresión y libre de ondas de choque en la cual el vehículo está rodeado por líneas de corriente propias de un flujo subsónico y relaciones subsónicas de velocidad ( a pesar de que el avión vuele globalmente a velocidades supersónicas). Un beneficio adicional de tal campo de fuerza controlado es que las gotas de humedad o lluvia, polvo, insectos o otros objetos de baja velocidad seguirían el camino de las líneas de corriente en vez de impactar a la nave.

Otro rompecabezas resuelto por el análisis de Hill es el que muestra que una nave que es observada viajando a Mach = 4 o 5 no generaría temperaturas lo suficientemente altas para ser destructivas para los materiales conocidos. En otras palabras, los OVNI parecen prevenir las altas tasas aerodinámicas de generación de calor, en lugar de permitir un problema de calentamiento y después tener que superar este problema con materiales resistentes al calor, como es el caso de un Transbordador espacial, cuya temperatura de superficie puede alcanzar los 1300 [ºC]. Hill muestra que la resolución de este potencial problema se deriva del hecho que el control del campo de fuerza que conduce a la prevención del Boom Sónico que se discutió arriba también previene el calentamiento aerodinámico. En efecto, el flujo de aire se aproxima y luego salta lejos de la nave, no pudiendo depositar energía en el proceso.

Un ejemplo extenso del tipo de correlación con OVNIs que surge de la investigación de Hill es entregado por un análisis de varias configuraciones de vuelo. Está demostrado que las partidas de trayectorias balísticas iniciadas con ángulos de elevación altos y con altas aceleraciones con segmentos de alta velocidad son más eficientes que, por ejemplo, trayectorias más horizontales y con un nivel de velocidad y aceleración intermedios. La eficiencia aquí es tomada en términos del impulso por unidad de masa y el tiempo de vuelo. Hill correlaciona eso con el hecho de que la aceleración de las partidas de los UFO’s son en ángulos dramáticamente altos y también muy acelerados.

También interesante es el análisis que Hill hace del espectro y la intensidad de una aparente vaina de plasma que rodea la nave, los detalles de la cual tienen relación con lo que uno esperaría en términos de que fuera un efecto secundario asociado al sistema de propulsión. Por ejemplo un cambio a azul y un aumento de la intensidad durante la fase de encendido, y lo opuesto durante la flotación o el aterrizaje. Un punto bueno que surge de este análisis es la resolución de la paradoja de que el mirar en línea directa a una parte cercana a la nave puede revelar una estructura de apariencia metálica mientras que un intento por mirar la nave en su contorno y mirada oblicuamente resulta verse un borrón indistinguible. El análisis muestra que esto es el resultado razonable de la esperada reabsorción que hace el plasma de la luz reflejada que ocurre cuando la luz debe atravesar un camino mas largo de plasma (que es precisamente el caso oblicuo).

Otra información que se puede encontrar en la discusión de Hill son los resultados de los análisis de un posible artefacto de un UFO, los famosos fragmentos de magnesio de Ubatuba, de los que se había dicho que se habrían originado de una nave no identificada que explotó cerca de Ubatuba, Brasil. El examen de laboratorio de las muestras mostró que estas no solo eran de una excepcional pureza y anómalos en los rastros de composición de otros elementos, sino que también resultaron ser 6,7 % más densos que el magnesio puro ordinario. Un resultado que está bastante mas allá de lo que permiten los errores experimentales en la medición. El cálculo de Hill muestra que esta observación puede ser explicada suponiendo que la muestra contiene solamente el isótopo puro Mg26, en vez de la natural ocurrencia de Mg24, Mg25 y Mg26. Como la única separación de isótopos en una escala significativa en la manufactura terrestre es la del uranio, este resultado puede ser considerado a lo menos, anómalo, y posiblemente como evidencia de manufactura extraterrena.

Están incluidos en tablas y gráficos del libro algunos cálculos adicionales, concernientes a los parámetros de los viajes interestelares (incluyendo los efectos relativistas) y las energías para realizar tales viajes.

La riqueza del material de estas secciones, junto con las grandes implicaciones que este conlleva, revelan la dedicación y minuciosidad del acercamiento de Hill a su auto-impuesta tarea.
En el análisis final, uno debe concluir que Hill ha ensamblado tan bien un caso como puede hacerse basándose en la información disponible en la actualidad sobre el hecho de que los objetos voladores no convencionales sean compatibles con la presencia de plataformas o ingenios que pesarían alrededor de 30 toneladas, que son capaces de desarrollar aceleraciones hasta de 100g y velocidades de 14000 [km/hr]. Sin embargo, quizá más importante para el lector técnico, es la argumentación de Hill, basada en análisis científicos sólidos, de que estas plataformas, a pesar de exhibir la aplicación de principios de ingeniería y física que claramente están mas allá de nuestras capacidades actuales, no parecen desafiar estos principios de ninguna manera fundamental.

********************************
Dado que las temáticas científicas mencionadas en esta revisión han sido tratadas de manera resumida, y dado que tengo el libro de Paul Hill en mis manos, dejo abierta la invitación para discutir o comentar, con quien me lo pida, cualquier tema en mayor profundidad a la explicada en esta revisión.

Labels: , ,

Saturday, April 15, 2006

Año 1983: Avistamiento en Putre por personal militar

El grupo ufólogico CIFAE presenta un excelente caso OVNI en el norte chileno, cerca de la localidad de Putre. Durante una misma jornada se producen dos sucesos OVNI, el primero de ellos fue avistado por aproximádamente 150 personas y consistió en el avistamiento de dos bolas de luz anaranjada o rojiza que, viniendo de lejos, pasaron por encima de los militares, obligándolos a tenderse en el suelo. Los objetos realizaron algunas maniobras al momento de estar sobre los sorprendidos militares.

El segundo encuentro se produce unas cuatro horas mas tarde durante la madrugada, en las instalaciones del regimiento Huemachuco cuando los militares están en sus habitaciones. Al notar que desde el techo, aparentemente está brotando luz blanca, los militares salen despavoridos hacia afura de las instalaciones para constatar que hay una gran bola de luz blanca encima de las instalaciones!. Luego, la esfera cambia de posicion para colocarse encima de otradependencia militar durante unos momentos.

Se realizaron fotografias y filmacion de la esfera blanca y un informe militar. Se desonoce cabalmente la existencia o ubicación de tal informe y de las fotos, las cuales, segun algunas versiones habrian salido veladas.

Más antecedentes sobre este impresionante caso, en el artículo completo de CIFAE.

Labels:

Thursday, April 13, 2006

La existencia de los Platillos Voladores y el Caso de Kenneth Arnold. Reflexiones.

Cualquier persona que estudie casos ufológicos puede afirmar con relativa certeza el hecho de que existen muchísimas formas de OVNIs. Universalmente los testigos han reportado esferas de apariencia metálica, esferas luminosas, cilindros gigantes, cilindros pequeños tanto verticales como horizontales, elipsoides, conos, boomerangs, parelepipedos rectos, y entre muchas otras formas aún mas extrañas, los testigos han declarado ver discos voladores; también llamados platillos voladores.

Para algunos ufólogos está claro que los OVNIs existen... pero la pregunta es: existen los platillos voladores? Eso es algo en lo que no todos los ufólogos están de acuerdo.

El tema es largo, por lo cual solo me dedicaré en este articulo a una idea que ha sido popularizada usualmente por los escépticos y que se basa en el avistamiento de OVNIs de Kenneth Arnold.

Como algunos saben, el 24 de Junio de 1947, el piloto Kenneth Arnold avistó desde su avión un grupo de 9 extraños objetos voladores que reflejaban la luz del Sol. Existe concordancia entre escépticos y creyentes en el hecho de que Arnold dijo que los objetos realizaban movimientos demasiado inusuales.

Existe una controversia entre escépticos y creyentes acerca de la velocidad que llevaban los objetos. Los escépticos creen que los objetos estaban cerca del avion de Arnold y que por lo tanto no se movían todo lo rápido que Arnold había calculado. Los partidarios de que realmente vio un OVNI consideran que los objetos estaban lejos como dijo Arnold y que por lo tanto se movian a una altísima velocidad.

Sin embargo, la más grande de las controversias es sobre la forma que tenia el objeto.

Según algunos escépticos, lo que vió Arnold tenia forma de Boomerang o algo similar.

La figura 1 muestra al mismo Kenneth Arnold posando para una foto en la que aparece un dibujo de uno de los objetos que vio, según Arnold en el año 1952.


Figura 1: Foto de Arnold mostrando un dibujo del año 1952 en que uno de los nueve objetos tenía forma de boomerang. El Dibujo al que apunta arnold con el dedo apareció 5 años después del avistamiento (en libro de referencia 5).

El hecho de que uno de los nueve objetos haya tenido forma similar a la de un boomerang les permitió a los escépticos llegar a la errónea conclusión de que todos los objetos que vio Arnold fueron probablemente aviones tipo “ala volante”, cuya forma es semejante a la de un boomerang. Esto a pesar de que Arnold dijo que solamente uno de los objetos tenia esta forma, y que el resto de los objetos tenia la forma que aparece en la figura 2 (ver más abajo), figura la cual es cronológicamente anterior a la figura 1.

Según los escépticos, el periodista William Bequette, que entrevistó por primera a Arnold, interpretó mal la descripción de Arnold y escribió “objetos con forma de platillo que volaban a velocidades increíbles”. Según la teoría escéptica, esto habría desencadenado una histeria que hizo que la gente imaginará platillos voladores absolutamente inexistentes, pues los objetos que había visto Arnold tenían otra forma. Según los escépticos, si los objetos hubieran sido descritos bien por el periodista, entonces las gentes utilizarían la palabra “Boomerangs Voladores” en vez de “Platillos Voladores”

Un primer problema con esta teoría es bastante evidente, la teoría no explica por que la gente de esos tiempos también veía esferas de apariencia metálica y/o luminosa, conos, cilindros, y otros objetos aerodinámicamente anómalos.

Tampoco explica porque se producían avistamientos por testigos escépticos, o por gente que no había escuchado hablar del fenómeno.

Pero la teoría escéptica tiene otras objeciones aún mas graves. Acompáñeme a revisarlas.

El problema de la interpretación de los escépticos es que Arnold había descrito verbalmente los objetos con la forma mostrada en la figura 2 (ver mas abajo) en 1947 justo después de su avistamiento. Y la descripción de los objetos NO era con forma de boomerang. (ref. 4)

En efecto, tan solo algunos días después del avistamiento, Arnold realizó un dibujo con la forma de los objetos en un extenso informe que el mismo Arnold entregó confidencialmente a la fuerza Aérea Norteamericana. La figura 2 muestra el dibujo realizado por Arnold en 1947.


Figura 2: Dibujo hecho por Arnold en el año 1947 tan solo a 17 días de ocurrido el avistamiento. La forma de boomerang no aparece por ningún lado. El dibujo muestra al objeto como si fuera visto desde arriba (Top), y como fue visto desde el lado (Side view). En el infome que acompañó a este dibujo, Arnold menciona varias veces la forma claramente redondeada de los objetos.

El dibujo de la figura 2 es razonablemente cercano a la forma de un platillo, ¿o me equivoco?

¿Es posible que el dibujo de la figura 2 haya sido realmente un aparato con forma discoidal?

Yo creo que sí. Y me estoy basando en el hecho de que Arnold lo vio desde lejos y perfectamente pudo haberlo deformado levemente.

Pero también me estoy basando en otro avistamiento ocurrido muy cerca del lugar donde Arnold vio los objetos. Me refiero al avistamiento de Fred Johnson, ocurrido el mismo día y casi a la misma hora que el avistamiento de Kenneth Arnold. Fred Johnson vio a través de su telescopio un grupo de 5 o 6 objetos que “parecían discos metálicos”. Fred Johnson aseguró que no fue influenciado por la noticia de Arnold porque esta no fue transmitida hasta el atardecer.

Pero esto no es todo, porque también ocurrieron avistamientos de objetos discoidales antes del avistamiento de Kenneth Arnold. El 21 de junio de 1947, los habitantes de Spokane, Washington, reportaron haber visto 8 objetos con forma de disco, del tamaño de una casa, volando a unos 900 km/h. Lo extraño es que repentinamente estos objetos se detuvieron y descendieron lentamente, aterrizando sobre la orilla de un río ante la presencia de 10 personas. El 23 de Junio, en Cedar Rapids, Iowa, un ingeniero ferroviario vio 10 objetos voladores movedizos y brillantes con forma de disco. El mismo día, el piloto Richard Rankin vio una formación de 10 objetos, en Bakersfield, California. Los objetos volaban hacia el norte y también tenían forma de disco. (ref. 7)

He encontrado también referencias a avistamientos de platillos años antes de Kenneth Arnold. Por ejemplo, el profesor Ziegel (padre de la ufología rusa) describe un avistamiento de mayo de 1946 cuando pilotos y cuidadanos rusos ven un ovni con forma de platillo(ref. 2). El investigador español Antonio Ribera(ref. 3) describe un caso de unos voluntarios españoles que combatían junto a los alemanes. Durante una batalla de aviación entre alemanes y rusos, los españoles vieron un objeto con forma de disco posicionado por sobre los aviones. Según un testigo, flotaba “como si mirara la batalla”. Finalmente el objeto se alejó a una altísima velocidad. Esto ocurrió en Pushkino en el año 1943.
Existen más casos de objetos con forma de platillos antes de Kenneth Arnold.

Por si todo esto fuera poco, la verdad es que SI existen fotos de objetos con forma de disco, muchas de las cuales no pueden considerarse fraudes. Es cosa de buscar y se encontrará tales fotos y videos.

La teoría de las alas volantes

Existen algunos intentos de explicaciones convencionales al avistamiento de Arnold: meteoros, pelícanos, reflejos, etc. Ninguna de ellas resiste un análisis serio. Sin embargo, la hipótesis más recurrente es la de los aviones tipo “las alas volantes”

Según algunos escépticos, el avistamiento de Arnold correspondió a un grupo de aviones norteamericanos conocidos como las alas volantes, cuya forma podría asimilarse a un boomerang, siendo generosos. El fabricante de tales aviones era la empresa Northrop.

Sin embargo, la teoría de las alas volantes tiene varios problemas:

i) Hace caso omiso del aceptado hecho de que Arnold describe (en todas sus declaraciones) que los objetos tenían movimientos no convencionales. Esto descarta a las “alas volantes”, pues al fin y al cabo, las “alas volantes” eran nada más que aviones y se movían como aviones. Las alas volantes tenían rendimientos aerodinámicos mediocres.

ii) Hace caso omiso al dibujo de la figura 2, el cual, como ya sabemos, fue hecho solo un par de semanas después del avistamiento y que tambien corresponde a la declaración verbal hecha por Arnold después del avistamiento (ref. 4)

iii) La hipótesis de las alas volantes no tiene ninguna evidencia. Más aún, tiene evidencias en contra. El ufólogo Kevin Randle (ref. 6), dice que los registros militares de bitácoras de vuelo indican que las alas volantes Northrop estaban en reparaciones en Junio y Julio de 1947, y que además no había nueve alas volante en existencia. Otros modelos de productores de alas volantes en el mundo, como los hermanos Horten, tampoco gozan de ninguna evidencia para el caso Arnold.

Conclusiones

A) Los objetos que vio Arnold pudieron perfectamente haber tenido forma de discos, dada la distancia lejana a la que los vio, y la razonable similitud con el objeto dibujado en la figura 2.

B) Existen otros avistamientos de objetos con forma de platillos o de discos antes, durante, y después del avistamiento de Arnold.

C) La Teoría de las alas volantes no tiene evidencia a favor y si tiene evidencias en contra. El resto de las teorías son absurdas.

D) Por virtud de los tres puntos anteriores, es altamente probable que lo que Arnold haya visto eran verdaderos discos, y que lo que vieron otros testigos antes y después del caso Arnold, hayan sido también objetos discoidales, entre muchas otras formas aerodinámicamente anómalas (esferas, cilindros, ovoides, etc).

E) La idea de que el “mito de los platillos voladores” comienza “injustificadamente” con el avistamiento de Arnold es una idea falsa, promocionada en muchos sitios de corte escéptico, pero sin ningún tipo de análisis serio ni critico del caso.

F) El hecho de que existan algunas fotografías confiables de objetos discoidales también destruye la noción de que los ovnis tipo disco sean un constructo psicológico.

Referencias

1) Declaración confidencial de Arnold a la Fuerza Aérea, en la base de Wright Field, Ohio. http://www.nicap.org/arnoldka.htm

2) Ion Hobana y Julien Weverbergh, “Platillos volantes tras la cortina de Hierro” Javier Vergara Editor, 1978

3) Antonio Ribera, “Platillos Volantes en Íbero América y España”, Editorial Pomaire, 1968.

4) Pierre Lagrange, “El Affaire Kenneth Arnold”, en revista “La Nave de los Locos”, Marzo 2004, Pág. 33, párrafo 2.

5) “The Coming of the Saucers” Kenneth Arnold & Ray Palmer

6) Blog de Kevin Randle, http://kevinrandle.blogspot.com/, http://kevinrandle.blogspot.com/2005/11/bs-in-desert.html

7) Richard M. Dolan “UFOs and the National Security State”

Labels:

Free Website Counter
Free Counter