Friday, May 01, 2020

Revisión del libro "Los Extraterrestres han muerto" (Tomo I).

Este libro, publicado en el 2017, ha sido escrito por un autor chileno, Rodrigo Bravo, quien es piloto y oficial del ejercito de Chile. Bravo ha trabajado como representante del Ejercito de Chile en el CEFAA (Comité de Estudios de Fenómenos Aéreos Anómalos), organismo  gubernamental encargado del estudio de los OVNI en Chile.

El libro trata principalmente del mito extraterrestre relativo a los OVNI, centrándose en dos temas principales, el contactismo en la primera parte del libro, y el fenómeno de las abducciones en la segunda parte. La conclusión general del autor es que la hipótesis extraterrestre para la ufología no tiene credibilidad ni realismo, y que por tanto, como reza el titulo del libro, los extraterrestres han muerto.

Como el lector ya sabrá, y como relata el autor, el contactismo es un movimiento impulsado por algunos personajes desde la década de los 50 en adelante. Estos personajes aseguraron que sostenían reuniones, o se comunicaban telepáticamente, con seres extraterrestres, quienes básicamente tenían una apariencia humana de inusual belleza, seres casi angelicales, que ayudaban al contactado en el ámbito espiritual y en ocasiones los llevaban a sus planetas natales. Estos contactados contaban con una cantidad apreciable de fieles seguidores que les creían todas sus fraudulentas historias. Dos famosos contactados son George Adamski y Billy Meyer, mencionados por Bravo, entre varios otros contactados.

El fenómeno de las abducciones, por otra parte, también es bastante conocido, y corresponde al supuesto rapto de personas (los abducidos) por parte de supuestos extraterrestres, quienes llevarían al abducido hacia el platillo volador y le realizarían procedimientos o experimentos médico, para luego liberarlos. (En este punto quiero aclarar, para ser honesto, que soy un convencido de que las abducciones extraterrestres son reales).

Pues bien, Bravo sugiere que las dos grandes vertientes que conforman el mito Extratrerrestre OVNI serían precisamente el contactismo por un lado, y las abducciones por el otro. Bravo se propone profundizar en ambos temas en este libro, una tarea que en estricto rigor, es nada trivial.

Contactismo

Bravo profundiza efectivamente en el tema de los contactados, hablando de los contactados clásicos, sección del libro que resulta un tanto aburrida, pues ha sido relatada hasta el hartazgo por otros autores (la mayoría de corte escéptico). Una parte novedosa mencionada por Bravo, es el relato del horrible caso de 2009 de un líder de una secta en Chile, un gurú que se autodenominaba "Antares de la Luz",  situación que terminó con el sacrificio ritual de un bebé y la posterior fuga de la justicia, y consecuente suicidio, del líder de la secta. Se trata de una buena muestra de lo peligrosos que pueden resultar los fanatismos religiosos de las sectas, caso que Bravo también relaciona con el suicidio colectivo de Heaven's Gate, ocurrido en Estados Unidos en 1997, en el cual el líder de una secta del tipo religión-extraterrestre, impulsó el suicidio colectivo de 39 personas de su secta.

De esta manera, Bravo la tiene bastante fácil con los contactados, muchos de los cuales han sido a todas luces, en el mejor de los casos, unos charlatanes chapuceros que han sido sorprendidos haciendo montajes de fotos de falsos platillos volantes, y en el peor de los casos unos criminales, como se relata en el párrafo anterior.

Tratamiento de las Abducciones

Es claro que Bravo no se traga el "cuento" de las abducciones. Aquí es cuando, en mi opinión, el libro comienza a hacer agua.

Bravo ataca a la abducciones citando bastante literatura de escépticos de las mismas, por ejemplo Philip Klass, Kevin Randle, Martin Kottmeyer; escépticos que vale recordar, no son investigadores de abducciones, sino prácticamente unos meros opinólogos o analistas externos..

La técnica utilizada normalmente por escépticos de las abducciones es intentar desprestigiar a los investigadores de las abducciones y/o a los propios abducidos. Bravo parece seguir la misma línea, pero una forma menos directa y más suave. Bravo habla de Betty y Barney Hill, Travis Walton, los testigos del caso Pascagoula, Linda Napolitano y Withley Strieber. La verdad sea dicha, es que ninguno de estos abducidos ha sido desenmascarado como fraude. Por lo tanto, el camino utilizado por el autor es desprestigiar sutilmente y poner en duda la idoneidad de los testigos e investigadores.

Menciona que Strieber es un tipo inestable emocionalmente. Dato conocido, pero con sus defectos, eso no quita que pueda ser abducido.

Que según Martin Kottmeyer, el capítulo "Bellero Shield" de la serie "Outer Limits" fue televisado 10 días antes de que Betty Hill fuera hipnotizada y que mostraba a un ser "muy similar" al ser que describió Betty Hill, sugiriendo que la descripción de Betty Hill se basó en la serie televisiva. Claro. Pero a Bravo no le importa que Kottmeyer no presente ninguna evidencia de que Betty Hill haya siquiera visto dicha serie televisiva. Tampoco importa que el ser que aparece en el capitulo televisivo mencionado haya tenido la estatura de una persona normal, y que haya tenido ojos luminosos, en contraposición a los extraterrestre grises mencionados por Betty Hill, que son descritos como pequeños y de grandes ojos completamente negros. Dentro de las miles de revistas, libros y series de ciencia ficción o terror de los años 40 es bastante probable encontrar cualquier ser que a uno se le ocurra con alguna ligera similitud a lo queramos. De manera que el argumento de Kottmeyer no tendría ningún peso relevante.

Bravo relata que los investigadores de abducciones Jacobs, Hopkins y el sociólogo Ron Westrum hicieron una encuesta para ver cuantos estadounidenses tenían síntomas que podrían indicar que eran abducidos. Según Bravo, estos tres investigadores llegaron a la conclusión de que las abducciones era reales basándose en los resultados de la encuesta. Pero se equivoca. Considerando lo que he leído a Jacobs y Hopkins, jamás interpretaron los resultados como una prueba de la realidad las abducciones. Incluso, les parecía chocante el resultado de 2%, pues significaba que millones de americanos podían ser abducidos.

Bravo también menciona las criticas que realizara Carol Rainey a su ex-marido, el investigador de abducciones Budd Hopkins, respecto de que los métodos investigativos de Hopkins eran inadecuados y poco rigurosos. No menciona Bravo que el nivel de critica de Carol Rainey correspondió casi un vergonzoso despotrique, que en toda apariencia, parecía obedecer a la rabia de una mujer despechada. Y claro, Budd Hopkins había establecido por aquel entonces una relación sentimental con la periodista Leslie Kean. Pero el autor escogió creerle a Rainey.

Lo único medianamente válido como crítica a los investigadores de abducciones, es lo referente a al psiquiatra John Mack, a quien Bravo crítica por ser partidario de corrientes asociadas al New Age y por tener una visión espiritual de las abducciones. No obstante, en estricto rigor, esto tampoco es motivo para negar las abducciones.

Los orígenes del Mito OVNI-Extraterrestre

Dentro de su teoría, el autor identifica al mayor Donald Keyhoe como el generador del mito extraterrestre. De acuerdo a esta lógica, Keyhoe sería poco menos que el culpable del mito OVNI-ET con su primer libro publicado el año 50.  Si bien Bravo menciona que en realidad el proyecto Sign de la Fuerza Áerea estadounidense consideró seriamente la hipótesis extraterrestre para los OVNI antes que se publicase el libro de Keyhoe, de todas formas cree que Keyhoe es el culpable de inventarse el mito OVNI-ET.

El libro destaca la idea de que los dos grandes pilares del mito OVNI-ET son los contactados por un lado, y los abducidos por el otro. Pero la verdad es que hay un tercer pilar, un tanto más pequeño, que Bravo olvida por completo; me refiero a los avistamientos de humanoides de diferentes características, asociados a multitud de casos de aterrizajes de OVNIs. Es así que durante los años 50, 60 y 70 muchos testigos avistaron objetos OVNI aterrizados, y seres extraños descendiendo del OVNI o deambulando en las cercanías de los mismos. Estos casos, el contacto era normalmente muy breve, ya que o los humanoides huían rápidamente del lugar, o interactuaban poco o nada con el testigo, o bien el testigo huía, o bien el testigo intentaba atacarlos. Estos testimonios, que sugieren la hipótesis extraterrestre en forma casi espontánea y automática, son claramente DIFERENTES a los casos de contactismo y a los casos de abducciones. Bravo no ha mencionado este tercer pilar del mito-ovni ET, una omisión bastante flagrante. Pero en realidad la ufología es así de traicionera, cuando uno cree que los sabe todo, SAS viene la ufología y te sorprende! 

En una frase ingeniosa, Bravo caracteriza a Keyhoe escribiendo: "Las ideas que propuso Keyhoe en su trabajo ostentaban la ficticia garantía que eran procedentes de una persona con formación militar". La ironías de la vida normalmente aplican al que realiza acusaciones de este tipo, y es que uno podría, concebiblemente, revertir la acusación, y aseverar exactamente lo mismo de Bravo.

Bravo también habla del astronómo y conocido ufólogo Joseph Allen Hynek,  y proclama que siendo científico, Hynek jamás aceptó la hipótesis extraterrestre. Otro ejemplo de científico que no comparte la hipótesis extraterrestre sería Jacques Vallee, a quien también Bravo le dedica algunas líneas. De esta manera, Bravo pretende llegar a la falsa conclusión de que los científicos no creen en la hipótesis extraterrestre. Pero el problema es que Bravo no menciona a los científicos que siendo ufólogos, SÍ han apoyado la hipótesis extraterrestre. El científico con mayor nivel (incluso más que Hynek) que ha propuesto la hipótesis extraterrestre en ufología es sin duda, James E. McDonald, quien ni siquiera es mencionado por Bravo. Otros ejemplos de científicos partidarios de la hipótesis extraterrestre son Stanton Friedman, Bruce Maccabee y Robert Wood. Ninguno es mencionado por Bravo.

Criticas generales al trabajo de Bravo.

Según Bravo, el culpable de los 2 pilares del Mito OVNI-ET, aparentemente sería el mayor Donald Keyhoe. Pero irónicamente, Keyhoe siempre fue reticente a aceptar los relatos de contactados y de abducidos dentro de la ufología, y también fue bastante reticente a aceptar los primeros casos de avistamientos de humanoides.

Una critica importante al Bravo es que se ha apoyado demasiado en la literatura escéptica chilena. Se nota la influencia de la obra de Sergio Sanchez , y en general del legado de la revista La Nave de los Locos. Parece excesiva la cantidad de información e ideas que Bravo obtiene desde esa veta literaria, la cual en sí, no es una mala influencia. Sánchez escribe bien y es convincente dentro de su ámbito, pero debe considerase que este autor también tiene un sesgo relevante para citar autores de ideología similar. 

Una influencia bastante nefasta en el trabajo de Bravo es el de Milton Hourcade, con su libro "OVNIs la agenda secreta". El libro de Hourcade es un libro que leí con cuidado hace bastante tiempo, y que como rasgo positivo, se puede decir que presenta una gran cantidad de información. Pero por otro lado, el libro de Hourcade, desde el punto de vista del razonamiento lógico, deja mucho que desear. Hourcade es un autor que predica lo que yo llamo la Hipótesis Militar Paranoica, es decir la teoría de que los OVNIs son causados por el avistamiento de proyectos militares secretos, y que los gobiernos han fomentado falsamente la hipótesis extraterrestre para tapar tales proyectos secretos. Una teoría paranoide y bastante infantil, la cual he criticado en un articulo de mi blog.


Otro problema importante en el libro de Bravo es el uso permanente de las comillas para referirse a la ufología y a los ufólogos. Habla de los "ufólogos", como si la palabra no existiera. Pero la palabra existe, y es válido usarla sin necesidad de "comillas" al menos ocasionalmente. En cierto modo es una falta de respeto, y más aun cuando despues de escribir un libro del tipo que ha escrito Bravo, el mismo autor califica plenamente dentro del grupos de los ufólogos.


La principal critica que le cabe a Bravo, es la no decantación por ninguna hipótesis. Por su libro previo "Ufología Aeronáutica", uno puede saber que Bravo opina que el fenómeno OVNI es físicamente real. Menciona la hipótesis o el aspecto psicosocial, menciona la hipótesis para-ufológica y menciona su inclinación por Milton Hourcade. Pero no se inclina por ninguna hipótesis en particular. Bravo no sabe que son los OVNI, pero sabe bien que no pueden ser de origen extraterrestre.




Tuesday, April 14, 2020


Revisión del libro “Extraterrestres – del Mito a la Ciencia


Segunda Parte – "La Astrobiología y la búsqueda de vida extraterrestre"


La segunda parte del libro es de carácter más científico, pues contiene diversos artículos escritos por científicos ligados a la astrobiología, astronomía o astrofísica. Todos ellos tienen credenciales científicas, excepto Ricardo Campo, quien es filósofo. En general, todos los artículos son de muy buena calidad en cuanto a la divulgación de la ciencia. No obstante, todos son cautos a la hora de entregar conclusiones, es decir, que dicho de manera franca, no hay certezas de nada. Dicho, de manera pesimista, estos científicos no saben si hay vida allá afuera, quizá con la excepción de Julián Chela-Flores, quien parece ser más valiente (o sagaz) en decir que la vida inteligente bien puede existir en otros lugares, y Eduardo Guerrero, quien dice que debieran existir allá afuera muchos planetas con vida.

El primer capítulo es de Ricardo Campo, quien no aborda un tema directamente científico, sino más bien histórico, pues revisa todas las especulaciones acerca de la existencia de vida en otros planetas, desde la antigüedad hasta ahora. El lector podrá sorprenderse por la gran cantidad de filósofos y eruditos que desde la antigüedad han razonado sobre la posibilidad de vida en otros mundos, y existencia de tales mundos. Revisemos a algunos de los autores.

Manuel Vásquez Abeledo


El capítulo de Manuel Vásquez Abeledo constituye un interesante compendio de ideas relacionadas con la astrobiología, la factibilidad de vida en otros planetas, filosofía de la astrobiología, un poco de SETI, y unas palabras sobre la divulgación de la astrobiología.

Vásquez indica que la astrobiología aún no está en condiciones de aplicar el método científico sobre algún dato de observación de vida extraterrestre, pues como es sabido, no hemos encontrado ningún planeta con vida aún. Al respecto, es cuidadoso y enfático al recalcar que cualquier afirmación que se haga sobre la vida fuera de este planeta es hasta ahora mera especulación, y que puede ser influenciada por las ideas de carácter religioso o filosófico que pudiera tener el científico de turno.

Si bien es recomendable ser cuidadoso a la hora de hablar sobre vida en otros planetas, Vásquez exagera en sus recatos, pues tiene la mala idea de titular a su capitulo “La vida, ¿una rareza o un fenómeno universal?”, siendo que lamentablemente su articulo no responde a esa pregunta. Aparentemente, leyendo el artículo, da la impresión de que Vásquez ha llegado a una conclusión pesimista acerca de la abundancia de vida inteligente en otros planetas, pero lamentablemente el artículo no responde explícitamente la pregunta de su título, y no responde la pregunta ni en el caso de vida bacteriana, ni tampoco en el caso de vida inteligente.

Vásquez indica que los seres multicelulares aparecieron sobre nuestro planeta hace 600 millones de años, pero que sin embargo estos requieren que las condiciones de habitabilidad (es decir capa de ozono y atmósfera de oxigeno) se hayan mantenido por 3000 mil millones de años (a partir de ahora notaré “millones de años” = Ma). No explica bien Vásquez por qué razón necesitarían de 3000 MaP de habitabilidad, unos seres que solo llevan 600 Ma sobre la faz de la tierra. No digo que tal razón no exista, solamente que no queda bien clara. De hecho, en el siguiente capítulo, Julián Chela-Flores indica que los niveles de oxigeno eran bastante bajos hace 2100 Ma y que recién hace 1500 Ma se habrían alcanzado los niveles actuales de oxigeno, todo lo cual aparentemente contradice la exigencia de Vásquez de que debieron mantenerse las condiciones de habitabilidad durante 3000 Ma. Es decir, aparentemente allí habría un error de Vásquez, pues no serían necesarios los 3000Ma (al menos en lo que respecta al oxigeno).

Basándose en que el ciclo del dióxido de carbono (el cual afortunadamente regula la temperatura en la Tierra) depende de la energía geotérmica del centro de la Tierra, la cual se agotará inevitablemente, indica Vásquez que el intervalo de tiempo en que un planeta similar a la Tierra puede sostener vida multicelular corresponde aproximadamente a un 10% de la duración del periodo de estabilidad de su estrella, pero no indica Vásquez cual es el periodo total de estabilidad de una estrella como el Sol, en resumen, no indica a cuantos años corresponde ese 10%. ¿Como puede uno saber si ese 10% es mucho o poco?

Da la impresión de que el artículo de Vásquez no es de data muy reciente, ni está actualizado, pues indica que el Big-Bang ocurrió hace unos 12 mil Ma, siendo muy conocido el valor actualmente aceptado de 13.7 mil Ma. (Ojo, que no estoy diciendo que Vásquez haya escrito este artículo hace 1.7mil Ma!)

A pesar de mis críticas, el capítulo de Vásquez es muy instructivo y recomendable para leer.

Julián Chela-Flores


El siguiente capítulo está a cargo del astrobiólogo Julián Chela-Flores. En mi opinión es el hombre con mejores credenciales (dentro los autores del libro) en cuanto a opinión sobre posible vida fuera de la Tierra, considerando que tiene numerosas publicaciones especializadas dentro de la astrobiología.

Chela-Flores entrega una interesante visión general de varios temas, entre los cuales se cuenta la historia de la vida en la Tierra, los orígenes de la vida, las perspectivas de que los planetas y cuerpos del sistema solar pudieran albergar vida, terminando con reflexiones acerca de si la inteligencia humana es única en el universo o no lo es.

Chela-Flores indica que existen evidencias de bacterias que datan de hace 3800 Ma, razón por la cual se cree que la vida debe haber comenzado mucho antes, es decir cuando se apareció el agua sobre la Tierra. (No indica Chela-Flores cuando habría aparecido el agua sobre la faz de la Tierra, y quizá esa pregunta de mi parte sea un poco menos que absurda).

Un punto al que Chela-Flores da una cierta importancia se refiere a la aparición relativamente temprana de precursores de células procarióticas ya hace 2700 Ma, y de células eucarióticas hace 2000 Ma, siendo la célula eucariótica la que caracteriza a las especies que han logrado un alto grado de encefalización en nuestro planeta.

Apunta Chela-Flores que siendo el ser humano una única especie entre 30 millones de especies que habitan la faz de la Tierra, sería extremadamente difícil que volviera a aparecer sobre la faz de algún otro planeta una especie igual a la especie humana. Sin embargo, aclara que una cosa es que no puedan repetirse los seres humanos, y otra muy distinta es que no pueda repetirse una inteligencia equivalente a la humana. Argumenta Chela-Flores que no se requiere una replica exacta del ser humano para que exista una especie inteligente. Indica que algunas ideas de la evolución convergente dan pie a que la inteligencia podría surgir en otras especies, aunque éstas siguieran caminos evolutivos diferentes. Chela-Flores entrega un ejemplo en que dos especies de moluscos que han seguido trayectorias evolutivas diferentes y que tienen anatomías internas diferentes, presentan una similitud en su concha, indicando que podría ocurrir algo análogo con la inteligencia, y que por lo tanto, opina Chela-Flores que es posible que la inteligencia haya podido repetirse en otros lugares de la galaxia, que tengan el ambiente adecuado para la vida.

Eduardo Lorenzo Martín Guerrero de Escalante.


Este hombre de tantos nombres hace entrega de un impecable y actualizado capítulo que nos habla de las técnicas de detección de planetas alrededor de otras estrellas. Entre las técnicas se cuentan:
  • Astrometría
  • Velocidad Radial (el método mas importante)
  • Interferometría
  • Tránsitos
  • Imagen Directa
  • Microlentes Gravitatorias
  • Morfología de discos circunestelares
Estas técnicas pueden combinarse para obtener mejor información sobre un cierto planeta detectado. La mayoría de los planetas han sido detectados por primera vez con el Método de la Velocidad Radial, la cual mide mediante efecto Doppler lumínico la velocidad de acercamiento y alejamiento de la estrella observada, pudiendo a partir de este movimiento deducir la existencia de un planeta que hace bambolearse a la estrella en cuestión. Una limitante de este método es que no permite conocer la masa del planeta en cuestión pues solo se está midiendo la componente radial de la velocidad de la estrella con respecto al planeta Tierra como origen, y no a las componentes angulares (es decir en aquellas que se observan en el plano del cielo, como en el caso del movimiento de la luna, por ejemplo).

El método de la Astrometría es similar al método de la Velocidad Radial, solamente que el bamboleo de la estrella es medido en las componentes angulares, y no se utilizan técnicas de efecto Doppler, sino la imagen directa de la posición de la estrella en cuestión. Este método no es útil por el momento (2008) debido a que resulta muy difícil medir el bamboleo de las estrellas lejanas.

El método de Interferometría permite que con dos telescopios cercanos pueda anularse o disminuirse la intensidad de la luz de la estrella principal, dejando al planeta más fácil de ver. Al momento de escribirse el libro (2008), esta técnica aun no ha rendido sus frutos.

Por su parte, el método de los Tránsitos permite detectar la disminución en la intensidad luminosa de una estrella cuando el planeta que la orbita pasa justo entre la estrella y nuestra visión desde la Tierra. Este método es importante y promete ir adquiriendo mayor precisión en el futuro, pues se podría implementar desde satélites orbitando la tierra, pudiendo en el futuro detectarse planetas del tamaño de la Tierra.

Posteriormente Martín entrega su visión de las características principales que tienen los exoplanetas hasta ahora descubiertos. Los planetas descubiertos hasta ahora son cuerpos gigantes, de masas comparables de las de nuestro Júpiter, e incluso mayores. Además, se trata de planetas desmesuradamente cercanos a su estrella, con periodos de rotación muy cortos, entre uno y cinco días. (Compare el lector este valor con el periodo orbital del planeta Mercurio que es de 87 días). Dada su cercanía a su estrella, se deduce que estos planetas deben tener altas temperaturas. Eso sumado a su gran masa, ha causado que estos planetas sean denominados Jupiters Calientes (Hot Jupiters). Estos períodos orbitales extremadamente cortos constituyen un verdadero enigma dentro del modelo de formación y evolución de los planetas, ya que hasta el momento no habría una explicación clara para su cercanía. Ahora bien, Martín aclara que la razón de que hayan sido encontrados muchos planetas gigantes y cercanos a su estrella corresponde únicamente a que las técnicas de medición, hasta ahora poco sensibles, no permiten detectar bamboleos de las estrellas cuando tales bamboleos son producidos por planetas relativamente pequeños y más alejados de la estrella, como por ejemplo La Tierra. En resumen, las técnicas actuales no permiten, por el momento (año 2008), detectar planetas similares a la Tierra. Sin embargo, si se considera la distribución o histograma de masas de los planetas hasta ahora descubiertos se vislumbra aproximadamente que por cada planeta descubierto que tiene 10 veces la masa de Júpiter existen 10 planetas que tienen la masa de Júpiter, a partir de los cual se puede deducir que existe una gran (enorme diría yo) cantidad de planetas con masas similares a la de la Tierra.

Otra característica inusual de los planetas hasta ahora encontrados es su elevada excentricidad, es decir que su trayectoria alrededor de la estrella es bastante más elíptica que por ejemplo la de los planetas de nuestro sistema solar, los cuales tienen orbitas bastante más circunferenciales. Esto le da pie a Martín a sospechar que posiblemente los planetas con orbitas circulares son más bien escasos, y que por ende las condiciones de estabilidad climática de nuestro planeta son escasas en otros sistemas estelares, y por consiguiente la vida también podría ser un suceso infrecuente.

Personalmente yo no veo motivo para sostener seriamente tal sospecha y aquí es donde comienza una pequeña crítica al artículo de Martín, pues si consideramos que estos planetas tienen masas inmensas y periodos cortísimos, se refuerza la idea de que los planetas que somo capaces de detectar son más bien unos monstruos, posiblemente minoritarios, de gran masa y velocidad. Simplemente no sería admisible que a partir de tales monstruos siderales, pudieran sospecharse las características de excentricidad de lo que probablemente es el resto de la población normal y mayoritaria de planetas. Si yo tuviera un detector que únicamente pudiera detectar miembros de una raza de monstruos de 3 narices y de 5 orejas, ¿por qué habría yo de sorprenderme de que aquellos monstruos tuvieran, por ejemplo, 7 piernas?

El balance final de Martín es que es probable que existan muchos planetas con vida pues, a pesar de considerar que no habría muchos planetas similares a la Tierra, reconoce que nuestro planeta antiguamente era ambientalmente diferente al actual, y que ya entonces había vida aquí.

Cesar Esteban López


El siguiente aporte al libro proviene de Cesar Esteban López, quien desmenuza la Paradoja de Fermi, mencionando cuales podrían ser las soluciones a la misma, y los inconvenientes y fortalezas de tales soluciones. El articulo es muy completo y de buen nivel, y el autor no parece tener gran predilección por ninguna de las soluciones, aunque tal parece que algunas le disgustan más que otras. 

Como el lector sabrá, la Paradoja de Fermi postula que dado el conocido hecho de que el universo es inmenso y que por lo tanto debieran existir innumerables planetas habitados, la pregunta que constituye la paradoja es por qué no nos han visitado aún. En otras palabras: ¿Dónde diablos están los extraterrestres?

López se centra en presentar de forma rigurosa y bastante extensa las soluciones a la paradoja de Fermi, soluciones que se presentan a continuación:
  • Solución 1: No hay tal paradoja de Fermi, los extraterrestres ya visitan la tierra (en platillos voladores)
  • Solución 2: No hay seres inteligentes en la Galaxia en la actualidad
  • Solución 3: Somos los primeros seres inteligentes en el universo
  • Solución 4: Inteligencia y longevidad son incompatibles (en una civilización ET)
  • Solución 5: El viaje interestelar es técnicamente imposible
  • Solución 6: Tienen otras ocupaciones más importantes
  • Solución 7: Somos una especie protegida.
  • Solución 8: Ellos ya estuvieron aquí
De las soluciones indicadas, mencionaré las que me interesan desde el punto de vista ufológico, y que corresponden a las soluciones 1 y 7, las que coincidentemente, son las que más se le pueden criticar al autor.

La Solución 1 es descartada en forma rápida por López. Se pregunta este autor sobre cómo es posible que después de casi 60 años  de estudios de OVNIs y de miles de personas analizándolos, todavía no existe un corpus de evidencias objetivas. Asegura que dentro de la metodología científica este hecho es entendible solamente si no existe una causa real detrás del fenómeno.

Pocas líneas después viene la parte contradictoria. El autor asegura que el mismo vio luces extrañas durante su niñez, pero que el conocimiento actual sobre la naturaleza es limitado y que todavía existen fenómenos naturales poco conocidos y muy posiblemente incluso ignorados. De alguna extraña forma, según López, los ufólogos partidarios de la hipótesis extraterrestre hemos tenido un plazo más que suficiente de 60 años para demostrar la existencia de unos extraterrestres (que según yo podrían ser bastante inteligentes y astutos), pero por otra parte los ufólogos escépticos y los científicos tienen un tiempo sin límites para demostrar que los OVNIs son fenómenos naturales poco conocidos o incluso desconocidos. El doble rasero (o el punto ciego mental) de López es evidente en este párrafo.

Pasando a la Solución 7, ésta postula que los seres humanos serían una especie protegida, lo cual también puede asociarse a la idea de que seríamos los habitantes de algo así como un zoológico, mantenido o creado por extraterrestres, quienes se mantienen ocultos gracias a su capacidad tecnológica e inteligencia superior. A López parece no agradarle esta solución pues sería esencialmente infalsable, dada nuestra inferioridad e incapacidad de encontrar a los extraterrestres que estarían supuestamente ocultos. Y dado además que la falsabilidad es un requerimiento del método científico, la Solución 7 sería, por consiguiente, no científica, y supongo que por lo tanto debiera descartarse, declarándose virtualmente falsa. Quizá los científicos ortodoxos olvidan que la realidad es dinámica y que lo que hoy es infalsable, podría ser falsable (o verificable) mañana.

Posteriormente, el autor indica lo que parece ser otra falencia. Y es que si bien la Solución 7 indica que los extraterrestres podrían concebiblemente estar ocultos en nuestras cercanías, no existe actualmente un obstáculo para nosotros de poder observar las actividades de los extraterrestres en el espacio lejano y que, sin embargo, no hemos encontrado nada mirando con nuestros telescopios. La consideración que López no menciona en este punto, y que probablemente conoce bien, es que no es totalmente cierto que los humanos hemos mirado suficientemente al espacio exterior. Pongámonos serios y aceptemos la realidad: Los humanos NO somos, al día de hoy, realmente capaces de ver directamente otros planetas o una porción razonable (y con el detalle razonable) del universo lejano, ni tampoco del universo cercano. Las radio-búsquedas clásicas de SETI no son capaces de detectar la actividad de cualquier civilización lejana, sino solamente de aquellas civilizaciones que estén intencionalmente enviándonos señales. ¿Es eso realmente estar mirando de buena forma hacia el espacio exterior? No tanto, muy poco en realidad.

Daniel Altshuler


Este autor ha escrito un artículo variopinto que por un lado habla de la historia del gran Radiotelescopio de Arecibo, ubicado en Puerto Rico, que viene operando desde el año 1963, y por otro lado presenta las reflexiones de un miembro de SETI respecto de las posibilidades de contacto con vida extraterrestre. El artículo de Altshuler invita al pensamiento y es agradable de leer.

Altshuler especula que el grado de inteligencia de los extraterrestres podría estar limitada, es decir serían capaces de llegar solamente hasta un nivel de inteligencia suficiente para construir tecnología que incluya armas nucleares, pero a la vez, esta suficiente inteligencia les sería practica y no necesitarían adquirir más inteligencia, lo cual a su vez les impediría, por ejemplo, evitar utilizar las armas nucleares, lo que conllevaría su autodestrucción. Esto implicaría que la cantidad de civilizaciones inteligentes allá afuera sería relativamente baja.

Como es normal en las personas que trabajan en labores relacionadas con SETI, el razonamiento presentado es confuso. Por una parte, Altshuler muestra un cierto escepticismo o negativismo respecto de la cantidad de civilizaciones que pueden existir o el grado de inteligencia a la que puede llegar una civilización extraterrestre y por otro lado se muestra un optimismo respecto de que de todas formas deberían existir tales civilizaciones y que además debieran estar enviándonos señales para que sean captadas por nuestros radiotelescopios. Supongo que este comportamiento contradictorio se debe a que por un lado no debería existir una gran cantidad de civilizaciones como para que estén visitando nuestro planeta Tierra a montones, pero tampoco debiera ocurrir que las civilizaciones sean demasiado escasas, como para que nunca podamos escucharlas mediante nuestros radiotelescopios. Un miembro de SETI no puede sonar crédulo, ni tampoco puede ser tan escéptico como para abandonar la causa. Con todo, el artículo de Altshuler es agradable de leer.

Saturday, April 11, 2020


Revisión del libro “Extraterrestres – del Mito a la Ciencia”.


Esta revisión la escribí durante el año 2009, pero no la había publicado en el blog por alguna razón que no recuerdo bien. El libro se divide en dos partes, en palabras del editor (Ricardo Campo), una parte mítica, y una segunda parte, científica.

El libro es básicamente un conjunto de artículos de varios autores, compilado por la Fundación Anomalía (primera edición 2008), una asociación española que se dedica principalmente al estudio de los mitos generados en torno a los hechos paranormales, ufológicos y relativos a avances científicos. A mi modo de ver las cosas, la Fundación Anomalía se siente orgullosa (Nota: se sentía, pues dejó de existir en 2010) de realizar un estudio serio y riguroso de los temas que le competen, y este libro, en lo global, cumple con confirmar esa idea, a pesar de que en lo personal uno podría varias veces no estar de acuerdo con lo escrito.

Análisis de la primera parte: "Los extraterrestres entre nosotros: un mito de la era espacial"

En la “parte mítica” los capítulos están a cargo de varios investigadores asociados a la ufología, pero que, dado el carácter del libro, quizá deberían llamarse “mitólogos”, más que ufólogos.

El editor del libro, el filósofo Ricardo Campo, en la introducción nos asegura que se cubre el mito independientemente de si los relatos que dan origen al mito son reales o ficticios. Sin embargo, luego de leer cada capitulo, queda bastante claro que la idea general de esta asociación de estudiosos es que el asunto de los OVNIs es un mito que se auto-alimenta y que muy probablemente no hay absolutamente nada verdaderamente extraterrestre escondido detrás del mismo. Es decir, el libro anuncia que se analizarán solamente las mitologías ufológicas, sin preocuparse de si tales mitologías tienen algún sustento real, pero sin embargo, en donde pueden, los autores les dan pequeños puntapiés en las canillas a los lectores que podrían abrigar la idea de que algunos ovnis pudieran ser extraterrestres (siendo yo uno de esos lectores).

El primer capítulo es escrito por el español Ignacio Cabria y corresponde básicamente a una revisión global de la ufología, en donde se realiza un barrido cronológico de la historia de la ufología y de los mitos asociados, repasando a su vez, las hipótesis que se han creado acerca el origen de los OVNI, y finalizando el capítulo cargándose hacia el lado de las hipótesis escépticas. Como crítica se podría decir que no se cubren en extenso todos los temas que uno quisiera. (En realidad, es bastante poco realista de mi parte exigir que un capítulo de 15 o 20 páginas cubra cronológicamente toda la ufología). Otra crítica es la escasa oportunidad que se le da al fenómeno OVNI de ser digno de estudiarse. Por ejemplo, consideremos las conclusiones tempranas del proyecto SIGN de 1948. Según Cabria, los militares de SIGN “fantasearon” también con la Hipótesis Extraterrestre, y que la conclusión de ellos fue “naturalmente” rechazada por el militar a cargo del proyecto. No aclara Cabria por qué razón habría de rechazarse “naturalmente” tal hipótesis, ni por que cree que los hombres de SIGN “fantasearon”. Tampoco aclara Cabria que el proyecto SIGN era secreto en ese momento, y que por lo tanto las conclusiones del mismo tampoco fueron conocidas públicamente sino hasta varios años después, y que, por simple lógica, no contribuyeron a generar el mito, de hecho, fueron conclusiones obtenidas cuando el mito ni siquiera existía. Esto podría significar que independientemente del mito, hubo entidades que llegaron a la conclusión extraterrestre por su propia cuenta. Cabria no menciona esto, y en cambio prefiere utilizar las palabras “fantasearon” y “naturalmente”, las cuales están a mi juicio enfocadas a que un lector que potencialmente pudiera estar interesado seriamente en la respuesta militar ante los OVNI, pierda todo su interés.

Otro capítulo importante e interesante de esta parte del libro es el escrito por el español Manuel Borraz, el cual analiza los estudios científicos relacionados con la ufología, indicando además las opiniones personales de cada científico que ha estado involucrado en el tema. Creo que en Manuel Borraz existe una cierta tendencia a criticar las partes negativas de los proyectos que parecen apuntar a la realidad del fenómeno OVNI, o bien a no criticar y/o realzar a aquellos proyectos científicos que apuntaban a negar la existencia de los OVNI. Por ejemplo, son escasas las criticas al informe Condon, probablemente el estudio científico mas conocido, y que tuvo una conclusión general negativa acerca de la existencia del fenómeno OVNI. A mi juicio, a Borraz le faltó agregar un estudio científico importante, se trata del Reporte Especial 14 del proyecto “Blue Book”. Estamos hablando de un estudio científico de importante envergadura (más de 3000 reportes OVNI analizados) que fue encargado por los militares norteamericanos al Battelle Memorial Institute. Este estudio es un paraíso para un científico, pues contiene un gran número de gráficos, tablas, categorizaciones, correlaciones estadísticas, etc. Además, se trata de un estudio serio, cuyos investigadores seguían pautas bastante rigurosas para evaluar cada caso. El Reporte Especial 14 concluyó que un 21.5% de los reportes analizados correspondían a objetos “desconocidos”, siendo la categoría de “desconocidos”, una categoría absolutamente independiente de la categoría de los reportes con “información insuficiente”.

A pesar de la anterior crítica, el capitulo de Borraz entrega visiones muy interesantes sobre los estudios de los OVNIs del valle de Hessdalen, los estudios científicos de Pocantico, opiniones sobre el mítico “rayo en bola”, y un análisis de un reciente paper científico aparecido en la Journal of the British Interplanetary Society (JBIS), llamado “Inflation-Theory Implications for Extraterrestrial Visitation” de los autores James Deardorff, Bernard Haisch, Bruce Maccabee, y Harold Puthoff.

En el paper de la JBIS, Borraz cree identificar un razonamiento circular de los autores. Según Borraz, los autores del paper estarían poco menos que diciendo que ellos sospechan que los extraterrestres están aquí nada menos que porque no hay pruebas fehacientes de que ellos están aquí! Un razonamiento circular flagrante. Sin embargo, una vez revisado el paper, la realidad es otra. En primer lugar, a lo largo de todo el paper se exponen un montón de ideas, las cuales sumadas darían pie a creer que las visitas extraterrestres son algo probable. En segundo lugar, el paper concluye solicitando que se estudien más atentamente algunos casos OVNI enigmáticos. En ningún caso el paper concluye diciendo que los extraterrestres seguramente nos visitan, de tal manera que el razonamiento circular que acusa Borraz simplemente no existe. La petición de los científicos mencionados es que el tema OVNI sea reconsiderado, pues según ellos existen casos que merecen ser estudiados.

Finaliza Borraz su capítulo con un análisis muy interesante. Argumenta que, si bien se sabe que algunos ovnis dejan huellas, y que algunos se dejan ver por varios testigos, y que algunos se observan durante horas, y que algunos aparecen en fotografías y en radares, y que algunos vuelven al lugar en que estuvieron, jamás, en 60 años de investigaciones, se han dado las condiciones y circunstancias en que pueda demostrarse fehaciente y en forma incontrarrestable que los OVNIs existen. De acuerdo a Borraz, bajo esas condiciones, hay dos posibilidades, una es que los OVNIs no existan, y la otra es que sean causados por una inteligencia superior empeñada en que jamás encontremos pruebas irrefutables de su existencia. Según Borraz, en caso de ser la segunda opción, la ciencia no tendría nada que hacer con la ufología, pues estaría luchando con un fenómeno que es inalcanzable por su propia esencia. Esta idea de Borraz, es interesante, pero es discutible, pues si bien es razonable pensar en la posibilidad de que tales seres inteligentes estarían empeñados en que no tengamos pruebas irrefutables de su existencia, tampoco es lícito de suponer que son seres perfectos o divinos que no pueden cometer errores, o que nuestra capacidad de inteligencia no vaya a ser capaz, algún día, de traspasar un cierto un umbral en que podamos pillarlos con la guardia baja.

Otro capitulo bastante interesante es el del español Luis R. Gonzalez, quien nos entrega un resumen de todas las tipologías y formas de supuestos visitantes que vendrían dentro de los OVNI. González cita a una buena cantidad de investigadores, cada uno de los cuales ha intentado realizar una ordenación taxonómica de los seres. Siempre con una visión escéptica, González recalca las conclusiones de un investigador (Eric Zurcher), en las que éste concluye que los casos de encuentros cercanos con seres extraños se dividen en casos negativos (es decir fraudes demostrados o casos alucinatorios demostrados) y casos positivos, en los cuales no se pudo detectar ningún patrón de fraude o alucinación. Según Zurcher, no habría diferencias apreciables entre los casos positivos y negativos. (Lo cual podría dar pie a creer que, en realidad, todos los casos son la misma cosa, es decir, negativos). Con respecto a las abducciones, González crítica algunos análisis del conocido estudioso norteamericano Thomas Bullard.

González discute asimismo la descripción de la forma humanoide que predomina mayoritariamente en los seres avistados. Menciona González dos corrientes de pensamiento al respecto, la primera: los que desechan la posibilidad de que los visitantes tengan una forma humanoide, basándose en la enorme diversidad de posibilidades de morfologías que brindaría la evolución, y la segunda: los que sostienen que la forma humanoide es una característica esperable dado el requerimiento de simetría bilateral, y de miembros (manos) capaces de manipular utensilios en forma independiente de los miembros locomotores (patas). Este tipo de análisis de orden científico constituyen un aporte, y podrían ser útiles para consideraciones astrobiológicas.

Asimismo, González nos habla de las variadas estaturas de los seres avistados. En el mismo espíritu del análisis científico de la forma humanoide, le faltó a Gonzalez realizar un pequeño análisis del tamaño esperable de los seres, científicamente hablando. Intentar responder por ejemplo las siguientes preguntas científicas, ¿Cuál es el mínimo tamaño posible de seres humanoides inteligentes? ¿Cual es el máximo tamaño esperable en los seres inteligentes? ¿Son (de alguna manera) consistentes las estimaciones científicas con lo reportado por testigos? De acuerdo a lo que yo he leído en mi vida, no podrían existir seres inteligentes-humanoides de por ejemplo 10 metros de altura, ni tampoco seres humanoides-inteligentes del tamaño de un ratón. Al parecer los testigos de avistamientos de seres se ajustan (sin saberlo) bastante bien a esta regla de que no pueden existir seres inteligentes demasiado grandes o excesivamente pequeños.

En otro de los capítulos, el autor Luis Alfonso Gamez se da un paseo por la historia de los ufólogos españoles, indicando los defectos y virtudes de cada uno, nunca olvidando que Gamez es un escéptico recalcitrante y enunciando algunas frases tan cargadas al escepticismo que bordean la ridiculez. Por ejemplo, en el primer párrafo de su capítulo afirma Gamez que los ufólogos más crédulos y despreciables dicen que los gobernantes de medio mundo ocultan secretos que solo “Fox Mulder podría intuir”. ¿Acaso no se le ocurrió a Gamez alguna frase que plasmase en forma más rigurosa, menos ambigua, y menos estúpida también, la idea que quiso transmitir? 

De todas formas, en su ir y devenir de arremetidas escépticas, Gamez aparece con dos ideas interesantes. Una de ellas es una cita del investigador valenciano Vicente-Juan Ballester, en la cual este último es citado textualmente diciendo básicamente que el conjunto de casos OVNI auténticos es indistinguible del conjunto de OVNIs cuya explicación ha resultado ser prosaica, indicando de esta manera que la explicación de ambos casos podría ser la misma. Una vez más se menciona en este libro la in-distinguibilidad de casos positivos versus casos negativos. (Es una idea interesante para ser contrastada a futuro por otros investigadores).

En la otra idea, menciona Gamez un estudio estadístico-matemático de 400 casos OVNI, realizado por los españoles Felix Ares y David Lopez, de la oleada de 1968/1969. Este estudio, les habría llevado a creer que prácticamente todos los OVNI eran causados por factores meramente psicológicos y sociales.

El resto de los autores que participan en la primera parte del libro, es decir el chileno Diego Zuñiga, y los españoles Matías Morey y Ricardo Campo se dedican de plano al estudio sociológico, alejándose de la ufología para acercarse de lleno al mito como fenómeno social. Zuñiga habla de la creación y gestación del mito del Chupacabras en Chile. Queda bastante claro que el fenómeno del chupacabras tiene un gran porcentaje de mito, y nada, o casi nada de realidad. Por su parte, Matías Morey recorre toda la historia de las películas y parafernalia cinematográfica relativa a los platillos volantes. Ricardo Campo, con su increíble escepticismo militante, nos entrega su especial visión de las conspiraciones en torno a la ufología.

Friday, July 22, 2011


¿Es toda la galaxia habitable? Al parecer, Sí.

Hace poco, apareció un estudio (Julio de 2011) de M. G. Gowanlock y colaboradores, titulado “A Model of Habitability Within the Milky Way Galaxy”, aceptado para su publicación en la revista Astrobiology. Este estudio, mediante cálculos hechos en simulaciones numéricas computacionales, ha llegado a la conclusión de que es muy probable que toda la galaxia (nuestra galaxia) sea potencialmente habitable por vida compleja, refiriéndose por vida compleja a animales terrestres (no acuáticos).

Si se confirman estos cálculos, este estudio vendría a descartar la idea propuesta por un científico de origen cubano con residencia en Estados Unidos, Guillermo Gonzalez, quién en el año 2001 teorizó que la mayor parte de nuestra galaxia difícilmente podría contener vida compleja , y que existía una zona muy pequeña de la galaxia que podría ser habitable. Veamos a lo que se refería específicamente Gonzalez.

La siguiente imagen muestra una representación de nuestra galaxia, la Vía Láctea, que aparece como una nube compuesta de algunos cientos de miles de millones de estrellas.


Figura 1: La Vía Láctea.

Si se pudiera mirar desde arriba la imagen anterior, se vería una imagen como la siguiente:

Figura 2: La Vía Láctea, otra vista.

Simplificando la situación, se puede admitir que la Vía Láctea corresponde básicamente a un disco, como se muestra en la siguiente figura:


Figura 3: Simplificación de la forma de la Vía Láctea y del anillo de habitabilidad (pintado en color verde), conocido hasta ahora como la Zona Galáctica Habitable (GHZ).

Según Guillermo González, las únicas estrellas que podrían, si fueran similares a nuestro sol, dar lugar a planetas habitables por una cantidad de tiempo suficiente para que se desarrollen las especies animales complejas (entre ellas alguna especie inteligente), serían las pertenecientes a la zona ubicada en el anillo de color verde, que tendría un diámetro de unos 8 kparsecs. Según González, sería una muy pequeña zona de la Vía-Láctea. El argumento de González es que las zonas más externas de la galaxia (representadas en color amarillo en la figura) tendrían estrellas de muy poca “metalicidad” lo que en términos sencillos significa que tales estrellas tendrían planetas con pocos elementos químicos pesados, los cuales son necesarios para la vida. Por otro lado, siguiendo el argumento de Gonzalez, las zonas cercanas al centro de la galaxia (en color rojo), contendrían una mayor cantidad de estrellas pesadas, susceptibles de volverse supernovas, las cuales al explotar, serían capaces de destruir las atmósferas de los planetas habitados en las estrellas cercanas, matando así la vida compleja.

Los estudios posteriores llegaron a la conclusión de que el anillo verde, es decir la Zona Galáctica Habitable tendría unos 8 kparsecs de diámetro y unos 2 kparsecs de ancho.

De esta manera, González sugería que la vida compleja era escasa en la Via-Lactea, y que probablemente la humanidad, como especie inteligente, estaría sola, influenciando con estas ideas a Peter Ward y Donald Brownlee para que escribieran su conocido libro “Rare Earth”, que llegaba más o menos a la misma conclusión, basándose en éste y otros argumentos (probablemente todos falsos).

Ahora bien, es sabido que Guillermo González es un fanático religioso, partidario de las ideas del “Diseño Inteligente”, y que aparentemente estaba buscando demostrar “científicamente” que el ser humano es único en el universo, habiendo sido creado por Dios, casi a pedido. Su mezcla de religión y ciencia, que podría considerarse un juego sucio, no lo es tanto, puesto que su idea del anillo de habitabilidad era científicamente razonable, pues consideraba hechos científicos aceptados, tales como la existencia de supernovas y el concepto de metalicidad de las estrellas.

Sin embargo, como ya dije al principio, el estudio de Gowanlock calculó que el supuesto anillo de habitabilidad, es decir la Zona Galáctica Habitable, o el anillo verde de la Figura 3, no sería tan pequeño como se pensó, de hecho, el anillo podría ser tan grande como la galaxia misma, tal como se muestra en la Figura 4.


Figura 4: Zona Galáctica Habitable (GHZ), re-calculada por Gowanlock.

Gowanlock no es el primero en afirmar que todo el disco galáctico podría ser habitable. En 2006, el francés Nicos Prantzos propuso algo parecido basándose en sus propias estimaciones. Sin embargo, el estudio de Gowanlock parece ser formidable en cuanto a completitud de cálculos, y revisión literaria.

Entre las conclusiones más importantes, interpretadas por mí, del estudio de Gowanlock, se cuentan las siguientes:

1) Probablemente todo el disco galáctico, de unos 30 kparsecs de diámetro, es habitable. Las zonas que están a menos de 2.5 kparsecs del centro de la galaxia no fueron analizadas en el estudio, y podrían ser habitables o no serlo. Toda la zona analizada es potencialmente habitable.

2) Entre un 27% a un 36% de los sistemas estelares de la Vía-Láctea permanecen sin ser esterilizados por las explosiones de supernovas del sector.

3) La mayoría de los planetas habitables (en el largo plazo) se encuentra cerca del centro de la galaxia, específicamente un 50% de las estrellas con planetas habitables está a menos de 4.4 kparsecs del centro de la galaxia.

4) El alto número de estrellas hacia el centro de la galaxia y el alto grado de metalicidad de ellas, son los responsables de permitir que un mayor número de estrellas con planetas habitables se ubique en torno al centro de la galaxia.

5) La formación de estrellas ha ocurrido en forma anticipada en la parte central de la galaxia, lo cual ha permitido tiempos más largos para la emergencia de vida compleja.

6) Un 0.3% de estrellas de la galaxia es capaz de albergar un planeta con condiciones estelares lo suficientemente prologadas en el tiempo como para que surja la vida compleja. Este porcentaje no considera los planetas demasiado cercanos a la estrella madre, de los cuales se dice que están fijados en cuanto a las fuerzas de marea ("tidally locked"). (Si se consideran estos últimos como válidos, el porcentaje aumenta a un 1.2% de las estrellas, aunque yo no lo recomiendo.)


Considerando yo, que la galaxia tiene unos 150.000 millones de estrellas (por lo bajo), un 0.3% equivale a unos 450 millones de planetas con potencial vida compleja. Definitívamente no es poco.

Sunday, March 15, 2009

El Problema del No-Contacto
(o bien, el Problema del Contacto)

Usualmente, algunos escépticos del asunto OVNI y de la Hipótesis Extraterrestre, hacen objeciones teóricas a la idea de que los Extraterrestres puedan estar visitándonos. En algunos casos, los escépticos argumentan que dado que los extraterrestres no han tenido un contacto evidente, abierto, público, masivo, e innegable, con la humanidad, entonces ocurre que no están realmente acá.

Lamentablemente para los escépticos, los casos OVNI enigmáticos y bien documentados existen, de manera que si los extraterrestres están acá, y NO han establecido contacto abierto, quizá sea por alguna razón particular.

Veamos algunas razones por las cuales los extraterrestres visitantes, podrían no querer establecer contacto y mantenerse ocultos o semicultos:

(1) Nos consideran una especie inferior (análogos a hormigas, vacas, o monos, por ejemplo), y no tienen nada que ganar contactándonos abiertamente.

(2) Tienen consideraciones ecológicas según las cuales se sienten motivados a respetar nuestro habitat natural, y no perturbarlo con apariciones públicas y masivas.

(3) Pueden estudiarnos y observarnos SIN necesidad de intervenir en nuestra sociedad en forma pública y masiva.

(4) Quieren respetar nuestro derecho a tomar nuestras desiciones.

(5) Quieren que primero aprendamos a resolver nuestros problemas por nuestra cuenta y luego contactarnos y cooperar..

(6) No quieren provocar un trauma económico, político, social y religioso en nuestra sociedad irrumpiendo de forma brusca.

(7) Podrían estar esperando un momento mas propicio para el contacto, cuando los humanos seamos más maduros y menos propensos a la guerra.

La realidad podría ser tal que solo algunas de éstas fueran las razones correctas, o bien todas hasta cierto punto, o bien podría haber otras razones que no he imaginado.

Algunos podrían dudar del punto (6), es decir, dudar que un contacto público y masivo con extraterrestres pueda generar en nuestra civilizacion un trauma económico, social, cultural, religioso, etc. Sin embargo, la historia humana muestra consistentemente que en el contacto entre civilizaciones, sobre todo cuando una es tecnológicamente superior a la otra, la civilización menos avanzada ha resultado perjudicada, humillada, vejada, etc. Un caso ejemplificador es la colonización de los Estados Unidos por parte de los ingleses, en donde los indios nativos fueron exterminados, y los poquisimos sobrevivientes actualmente viven relegados en reservaciones indígenas. Otro caso lo constituye la colonización de África, la cual dio como resultado la esclavización y transporte de una enorme cantidad de africanos hacia América. En América del Sur, los indios no fueron exterminados al nivel en que fueron exterminados en Estados Unidos, pero es claro que resultaron perjudicados, lo cual se refleja en que en la actualidad, los descendientes de los indígenas pertenecen mayoritariamente a clases sociales pobres, y son discriminados.

Algunas veces, los conflictos podrían ser no necesariamente bélicos, por ejemplo, podrían producirse desbarajustes económicos por la inclusión de tecnologias nuevas en civilizaciones menos avanzadas. Por ejemplo, una hipotética inclusión de un sustituto técnologico del metal cobre, generaría un fuerte trauma en la economía Chilena, principal productor de cobre del mundo.

Otro problema de un contacto pacífico podría ser la transmisión de enfermedades. Hipotéticamente, la civilizacion menos avanzada no tendría los suficientes medios tecnólogicos ni culturales para lidiar contra una enfermedad que proviniera de la civilización mas fuerte. Este es el caso del SIDA en África, donde existe una enorme cantidad de contagiados.

Otro problema es de carácter religioso. Muchos religiosos, principalmente los más fanáticos, (cristianos evangélicos por ejemplo) creen que el ser humano es la cúspide de la creación divina. Pare ellos sería un trauma a sus creencias que de pronto aparecieran seres con más inteligencia que los seres humanos, más conocimientos del universo, y quién sabe, con otro Dios diferente al suyo.

Viendo la cantidad de problemas que posiblemente surgirían de un contacto con extraterrestres superiores, el "Problema del No-Contacto", debiera pasar a llamarse el "Problema del Contacto".

Labels:

Sunday, April 29, 2007

El incidente OVNI en la Isla Colares

Dentro de las décimas jornadas ufológicas internacionales organizadas por el grupo chileno AION, realizadas en febrero del 2007 en Viña del Mar, Chile, se tuvo la visita y charla del ufólogo brasileño Ademar Gevaerd. Se trata de un tipo bastante rechoncho y de gran locuacidad y capacidad de entregar ideas de forma amena y colorida, quien nos brindó a los asistentes algunos de los pormenores de la ufología brasileña, en particular la del sector del río Amazonas, zona caracterizada por una población mestiza e indígena, generalmente muy pobre y sencilla.
En la foto, Ademar Gevaerd, editor de la Revista UFO de Brasil, presentando su charla "Ovnis en la Amazonia y los resultados de la Operación Plato" durante el ultimo día de la Jornada de Ufología de Viña del Mar, Chile, organizada por el grupo AION.

En su charla, Gevaerd mencionó el hecho de que tanto en las décadas pasadas como en la actualidad, en la zona de la Amazonía, el fenómeno OVNI es extremadamente recurrente. Los nativos reportan esferas luminosas que los siguen de muy cerca, los molestan, o que se aparecen continuamente. Además, reportan la aparición de objetos con forma de platillo o cilindros, o encuentros con extraños seres con escafandras, es decir, al más puro estilo de la ufología clásica. Esto es sorprendente pues, de acuerdo a Gevaerd, es notoriamente obvio que estas gentes de estas tierras, no conocen bien la civilización occidental y no conocen la supuesta “mitología de los extraterrestres”; ninguno dispone de televisión, radio o de Internet. O al menos no la conocían en el año 1977, que es cuando comienzan, por lo menos, los incidentes ufológicos de la amazonia Brasilera.

A partir de lo dicho por Gevaerd, he estudiado en mayor detalle el caso de la Isla Colares, que parece ser un caso muy inquietante. Lo que viene a continuación es mi recopilación de información sobre el caso.

La Tragedia de la Isla Colares

La Isla Colares se encuentra en la desembocadura del Amazonas, en lo que se conoce como el “delta del Amazonas”, en el estado Brasileño de Pará. Allí, la cosa se puso verdaderamente fea en el año 1977. Ocurrió que los habitantes comenzaron a reportar una abundante cantidad de avistamientos OVNI de variados tipos, luces esféricas, cilindros, platillos, conos, etc.

Pero el asunto no se detuvo allí. En muchos casos los aterrorizados nativos relataban que los objetos luminosos se aparecían de la nada y les lanzaban una especie de rayo luminoso, el que de acuerdo a los testigos, les daba la sensación de que su sangre estaba siendo succionada. De esta manera, las personas denominaron “chupa-chupa” a este desagradable fenómeno.

Concepción mía del fenómeno denominado chupa-chupa por los lugareños de Isla Colares.

Los habitantes reportaban además que eran continuamente fastidiados o seguidos por estas luces, las cuales no los dejaban tranquilos en ninguna parte, ni dentro de sus casas, ni en la iglesia del pueblo, que era el lugar al cual los parroquianos huían creyendo que iban a encontrar seguridad, pero no la encontraban.

La Dra. Wellaide Carvalho

Una de las personas que le tocó vivir la tragedia en carne propia fue la en aquel entonces joven médica brasileña Wellaide Cecim Carvalho, quien se dedicó a atender a los numerosos pacientes que llegaban con quemaduras en su cuello o pecho, principalmente en el cuello. La Dra. Wellaide recuerda haber atendido a unos 35 o 40 pacientes.

Dra. Wellaide Cecim Carvalho (foto original http://www.mufon.com/bob_pratt/oprato.html)

De acuerdo a la médica, los pacientes presentaban sensación de debilidad al punto de que les resultaba difícil caminar. Los pacientes además presentaban quemaduras con necrosis tan solo minutos después de haber sufrido un ataque por un OVNI, siendo que la necrosis en quemaduras normales se produce unas 96 horas después de efectuada la quemadura. Además de las quemaduras, las víctimas presentan unos pequeños agujerillos en los sectores quemados. Asimismo, los hemogramas de los pacientes mostraban que éstos tenían una fuerte disminución de los eritrocitos y hemoglobina, es decir, anemia.

Wellaide también relató un avistamiento que tuvo ella, de un objeto metálico en forma de cono truncado que se paseó por el centro del pueblo a muy baja altura un día a eso de las 5 de la tarde. Recuerda además la Dra. Wellaide que dentro del aparato volador, podía verse un ser pequeño, de una estatura de 1.2 a 1.3 metros.

De acuerdo a la Dra. Welaide, dos de los pacientes que ella atendió murieron por causa de estos ataques. La Dra. recuerda que cuando recibió los certificados de defunción de ambos, estos decían que la causa de muerte era desconocida. Ambos presentaban quemaduras y agujeros característicos de los ataques OVNI.

Lo que ocurrió después es que la Fuerza Aérea, presionada ante la dramática situación que se estaba viviendo en Colares, se vio obligada a enviar, dentro de las actividades de la “Operación Plato” a un grupo de militares a investigar que estaba sucediendo en Colares y sus alrededores. Sin embargo, los militares llegaron 90 días después del clímax de la tragedia, cuando Colares ya había sido abandonado por casi todos sus asustados habitantes.

La Operación Plato

Desde el punto de vista oficial, en mayo del 2004, se realizó una reunión entre varios generales de alto rango de la Fuerza Aérea Brasileña con varios ufólogos brasileños liderados por Ademar Gevaerd. Los militares hicieron entrega de algunos archivos recopilados durante el transcurso de la “Operación Plato”, para disposición y análisis de los ufólogos. De acuerdo con los documentos liberados, en 1977 los militares tomaron fotos de los OVNIs, entrevistaron a testigos de OVNIs y presenciaron OVNIs personalmente, logrando hacer dibujos de los OVNIs y de sus trayectorias.

Algunas trayectorias circulares y rectas dibujadas por el personal militar de la Operación Plato.

Algunas trayectorias rectas radiales dibujadas por el personal militar de la Operación Plato.


El comandante del grupo de estudio era un militar, que de acuerdo con Gevaerd, era inicialmente escéptico, y pretendía desmitificar el asunto y explicarlo de manera prosaica. Sin embargo, con el transcurrir de las semanas su opinión fue cambiando hasta darse cuenta de que algo grave estaba ocurriendo en el lugar. El nombre de este militar era Uyrange Hollanda Lima.



Uyrange Hollanda Lima, en 1997, solamente poco tiempo antes de suicidarse. Algunos sospechan que lo "suicidaron". (foto original http://www.mufon.com/bob_pratt/oprato.html)


De acuerdo a una entrevista realizada a Hollanda por la Revista de Ufología Brasileña, los lugareños frecuentemente les disparaban a los OVNIs. En palabras de Hollanda: “Siempre les decíamos: no les disparen, no les disparen. Una vez, una fuerte luz había sido apuntada a un carpintero. El hombre tenía unos 50 o 60 años. Tomó su rifle y le disparó al platillo volador. La luz lo rodeó, y el cayó al suelo, casi paralizado. Durante 15 días el carpintero apenas se pudo mover. Podía hablar y escuchar pero le resultaba difícil moverse”.

De acuerdo con Gevaerd, los últimos relatos de Hollanda consistieron en decir que él, junto con un compañero, había tenido un fugaz contacto con uno de los tripulantes de los OVNIs. Según relató, el tripulante bajó del OVNI, y se puso delante de los dos militares, los miró en silencio a los ojos, y luego retornó a su nave aérea. Hollanda menciona que cuando hizo el reporte militar acerca de este contacto con el ser humanoide, la Fuerza Aérea Brasileña, dio por terminada inmediatamente la Operación Plato, y se guardó los archivos de la operación (estos sucesos relatados por Hollanda obviamente NO aparecen en los archivos liberados en el 2004). Al parecer tales declaraciones de Hollanda le significaron una campaña de descrédito, lo cual no me sorprende demasiado. De hecho, la misma Dra. Wellaide relata haber recibido presiones por parte de los militares:

Fui obligada por la Fuerza Aérea Brasileña a convencer a los lugareños de que las luces que los atacaban eran alucinaciones colectivas y que lo que ellos habían visto no había ocurrido nunca”, relata Wellaide. A pesar de todas las presiones, la Dr. Wellaide no cedió a las presiones de los militares.

Investigadores

El incidente fue inicialmente estudiado por el ufólogo y filósofo brasileño Daniel Rebisso Giese, quien hizo un reporte sobre los incidentes. En 1988, el ufólogo y científico francés Jacques Vallee viajó a Brasil a investigar las historias de personas que habían sido heridas por OVNIs y otras historias de la ufología brasileña. Vallee se entrevistó con varias personas incluida la Dra. Wellaide Carvalho. Sus conclusiones sobre lo investigado en Brasil fueron que este tipo de incidentes no eran poco comunes y que merecían un estudio científico. Otro investigador fuertemente interesado, además del ya mencionado Gevaerd, fue el norteamericano Bob Pratt.


Daniel Rebisso Giese, primer investigador de los incidentes de Colares (foto original http://www.mufon.com/bob_pratt/oprato.html)


Dr. Jacques Vallee, estudió el tema en el año 1988.

El periodista Bob Pratt, investigador de este tema. (foto original http://www.mufon.com/bob_pratt/oprato.html)



Conclusiones

El caso de la Isla Colares parece representar un golpe las hipótesis “psicosociales”, las cuales usualmente tienden a descartar los relatos OVNI demasiado extraordinarios, pre-adjudicándoles una contaminación mediática que, según ellos, distorsionaría los relatos hasta el punto de hacerlos parecer enigmáticos. En este caso, es bastante difícil la ocurrencia de una contaminación mediática en el año 1977 en medio de una población aislada del mundo occidental, además de que la cantidad de evidencias de daño fisiológico asociado a los testimonios apoyaría los testimonios de avistamientos OVNI en la misma zona y en el mismo periodo de tiempo. Si a esto sumamos la preocupación militar o gubernamental por investigar y ocultar los hechos, pues entonces tenemos un caso formidable que incluye evidencias físicas y múltiples testigos.

Los físicos de partículas, fisicos cuanticos, y otros estudiosos de la fisica ultra-moderna, usualmente prueban sus hipótesis controversiales en condiciones extremas, donde las leyes de la física no son las de la vida cotidiana, por ejemplo, dentro de grandes aceleradores de partículas, en donde las partículas son sometidas a choques a altísimas velocidades, que intentan emular las condiciones extremas existentes en un agujero negro, o en el principio mismo del universo, el momento posterior al Big-Bang. Es en estas condiciones extremas, en donde las hipótesis o teorías controversiales, son finalmente confirmadas o bien muerden el polvo.

En el ámbito de la ufología, al parecer, los incidentes de la Isla Colares son un sector de condiciones extremas, es decir, donde hay un contexto social de alta pobreza y aislamiento de la sociedad occidental, en donde además hay una situación límite y reiterativa, es decir muchos OVNIs causando daño fisiológico a muchas personas, y por otra parte, intervención militar oficialmente confirmada. Se trata de una situación ufológica extrema, en donde la hipótesis psicosocial cae estrepitósamente.

Mi opinión es que la ufología del Amazonas parece apuntar a que la solución del verdadero enigma OVNI es precisamente la explicación extraterrestre, descartando otras hipótesis explicativas.

La historia OVNI de la zona Amazónica es bastante más amplia de lo que se relata en la presente entrada blogística, el lector interesado encontrará muchos ribetes adicionales si estudia en mayor detalle esta parte de la historia de la ufología.

Referencias en Internet:
Abundante documentación sobre el caso Colares
Los archivos desclasificados de la Operación Plato. (en portugués)
Investigaciones de Bob Pratt
Sobre las reuniones del 2004 sobre el Proyecto Plato
Entrevista a Dra. Wellaide Carvalho
Enlace a breve entrada en Wikipedia (en inglés) (yo contribuí a hacer ese artículo de la wikipedia, en parte)

Labels: , ,

Sunday, April 08, 2007

Los inconvenientes de la Hipótesis Militar

Dentro de la ufología, la Hipótesis Militar (HM) afirma básicamente que la explicación de los OVNIs enigmáticos corresponde a avistamientos de prototipos voladores secretos de los militares. Si bien es cierto que ha ocurrido que en algunos casos OVNI pudo haberse tratado efectivamente de algún avistamiento de un prototipo militar secreto, también es cierto que los proponentes de la Hipótesis Militar buscan adjudicar TODOS o una inmensa mayoría de los avistamientos enigmáticos a prototipos militares secretos, agregando infaltablemente que la Hipótesis Extraterrestre es innecesaria. Según mi parecer, los proponentes de la HM no son ninguna mayoría, y mi parecer es que a los ufólogos escépticos de la Hipótesis Extraterrestre tiende a gustarles la HM, pero muchos conocen sus debilidades y prefieren no mencionarla demasiado.

Una exposición documental fílmica y altamente propagandística de la HM, puede verse en el documental “Flyings Saucers are Real” emitido por el canal Discovery Channel, conocido en idioma español como “Los verdaderos Platillos Volantes” [12]. El documental incurre en numerosas tergiversaciones de la historia de la ufología, tergiversaciones que no se analizarán en el presente artículo.

En general, desde el punto de vista de la evidencia, se puede decir que
la hipótesis de que los casos OVNI no son más que aviones, o naves militares terrestres ultra secretas, solamente tiene como evidencia la exposición de prototipos militares hechos, o supuestamente hechos, a partir de los años 40, prototipos los cuales en realidad nunca volaron, y si lo hicieron, fue en forma extremadamente defectuosa.

Si bien es cierto que por un momento se pensó en la década de los 50 que los responsables de los OVNI podían ser los remanentes del imperio nazi o de los rusos, tales teorías no han tenido ninguna confirmación, ni sustento histórico en las décadas siguientes. Por lo tanto, mi visión es que los partidarios de la HM se han inclinado por creer que los OVNI eran principalmente de manufactura estadounidense (debido a que la incidencia de OVNIs en EEUU es más numerosa que en otros países, supongo). Lo cierto es que nadie jamás ha reportado haber visto estrellarse un platillo volador de manufactura norteamericana o nazi. Ni tampoco se han presentado filmaciones que muestren un platillo volador por el aire, cuyo origen sea claramente humano, u oficialmente confirmado como un modelo eficaz de origen militar, altamente utilizado y de buenas prestaciones aerodinámicas, como debiera ocurrir si fuera cierta la HM. En resumen, la HM sufre de una sospechosa falta de evidencias.

Sin embargo, además de la carencia de evidencias que la respalden, la HM sufre de varios otros problemas. Se citan a continuación varias razones por las cuales la Hipótesis Militar tiene serios problemas de credibilidad:

A) Las velocidades, aceleraciones, comportamiento y forma de los objetos desconocidos reportados no son actualmente alcanzables por la tecnología humana. Por ejemplo, el ingeniero de la NACA/NASA Paul R. Hill [1] analizó trayectorias de OVNIs y estimó aceleraciones centrípetas y lineales de al menos 100g (siendo g=9.8m/s2). El físico óptico Bruce Maccabee [2] ha analizado imágenes y videos de OVNIs y ha calculado valores de aceleraciones de 117g. Estas aceleraciones no pueden ser conseguidas en aviones o en cohetes de tamaño considerable. Una medición confiable de velocidades lo da un caso registrado con varios radares en el Golfo de México en 1952 [3]. Los objetos que seguían a un avión B-29 y que fueron registrados en los radares, fueron también vistos por testigos oculares. En este caso, la velocidad máxima registrada fue de 14000km/h, lo cual a una altura de 5400m haría que un avión se quemara inmediatamente producto del roce con el aire. Las mediciones del OVNI de White Sands en 1949 [4], realizadas utilizando teodolitos, registraron una velocidad de 42.000km/h a una altura de 90000m. Adicionalmente, hay muchos reportes en que los objetos reportados han sido capaces de seguir y burlar a un avión. Pero estos objetos usualmente no han mostrado tener ningún tipo de tobera, propulsor, alas, o hélices. En otras ocasiones, muchos de los objetos reportados han sido capaces de pasar de un vuelo muy rápido, a un vuelo lento y ocasionalmente aterrizar en el suelo, todo esto sin hacer ningún ruido, o con un zumbido muy leve. Nuestra ciencia y tecnología no es capaz construir en la actualidad aparatos con tales características reportadas en OVNIs y menos aún era capaz de construir tales aparatos en el año 1947, que es cuando comenzaron los avistamientos masivos.

B) Los reportes de OVNIs no se limitan a los simples avistamientos de objetos en el cielo, sino también abarcan avistamientos de estos objetos en posición de aterrizaje y no solamente de los objetos voladores sino también de sus tripulantes, los cuales usualmente NO son descritos como humanos con traje de militar por parte de los testigos, sino que son descritos como seres de apariencia muy extraña, usualmente humanoide y de pequeña estatura, entre otras descripciones extrañas.

C) Los avistamientos OVNI que ocurrieron a finales de la década de los 40 fueron muy numerosos y la aparición de los objetos era descarada. La oleada OVNI de 1947, la del verano de 1948 y la de 1952 (entre otras),usualmente tuvieron características dramáticas para las autoridades norteamericanas, las cuales no sabían como responder ante la enorme cantidad de denuncias de avistamientos OVNIs, y ante las urgentes peticiones de investigación y de reclamos. Es poco creíble que los propios militares iban a decidir crearse toda esta batahola de problemas, enviando cientos de sus “prototipos secretos” a armar alboroto durante años.

D) La oleada OVNI de 1954 fue ciertamente a nivel internacional, ocurriendo avistamientos en Francia, Italia, Alemania, Inglaterra, África del norte, EEUU y Sudamérica. Es poco creíble que un gobierno se dedique a realizar pruebas de sus aparatos secretos en forma masiva y descarada, y menos aún pensar que tales pruebas “secretas” se realizan en todo el mundo a vista y paciencia de miles de personas. Lo usual es que los aparatos secretos militares se prueben en lugares deshabitados, como las zonas desérticas de EEUU. En cambio, las oleadas OVNI ocurrían en todo el territorio norteamericano y en todo el mundo.

E) Si los EEUU o alguna nación de nuestro planeta tenían ya en el año 1947, prototipos de platillos voladores de altas capacidades aerodinámicas, hay que preguntarse donde están esos prototipos hoy en día. Por ejemplo, el avión U-2 era un proyecto secreto en la década de los 50, pero dejó de ser secreto en la década de los 60. El avión B-2 Spirit, de tecnología Stealth, era secreto en el año 1980, pero dejó de ser secreto en el año 1988. ¿Donde están ahora los supuestos platillos secretos de los años 40 y 50 y 60? A muchos partidarios de la HM les gusta fantasear con platillos voladores con hélices por dentro, alegando que tal cosa es perfectamente posible y que la capacidad de aeronavegación de tales aparatos era (y es) muy buena. La pregunta que queda hacerse es: ¿Si tales maravillosos platillos con hélices por dentro eran construidos con éxito por los militares norteamericanos en los años 50, como es posible que 50 años después, todavía no formen parte del equipamiento aeronáutico comercial o estándar de las milicias de otros países?

F) Se ha sabido de numerosos casos en que OVNIs han rondado en las cercanías de bases militares norteamericanas o recintos donde se almacenan las armas nucleares. La ocurrencia de muchas de tales situaciones ha sido confirmada mediante testimonios de militares ya retirados[7]. Es poco creíble pensar que los propios OVNIs militares norteamericanos iban a ir a alarmar y estorbar a sus propias bases militares y, en el caso de las bases nucleares, a correr el riesgo de ser atacados por la artillería y guardia que protege las bases nucleares y que tiene autorización para atacar a muerte cualquier elemento extraño que se acerque.

G) Existen casos de OVNIs que han perseguido a aviones militares (y aviones civiles) estadounidenses y casos de OVNIs que han sido perseguidos infructuosamente por aviones militares. Varios de los casos indicados en la referencia [5] muestran la ocurrencia de tales encuentros de OVNIs con militares. Si aceptamos la HM, tendremos que aceptar que los propios militares norteamericanos estaban causándose problemas entre sí, persiguiéndose y asustándose unos a otros.

H) Existieron manuales y ordenanzas internas militares que permitían que los propios militares reportaran sus avistamientos de manera sistemática. Por ejemplo, las ordenanzas JANAP-146 y el Manual de la Fuerza Aérea 55-11 y la regulación de la fuerza Aérea AFR-200-2, estaban hechos para el reporte de objetos no identificados que pudieran afectar a la seguridad nacional y estaban destinados a que los propios militares hicieran reportes internos de sus avistamientos. Más aún, estas reglamentaciones podían ordenar que los reportes avistamientos OVNI no llegaran a manos del proyecto oficial y más público de estudio de OVNIs, llamado “Libro Azul”, si se consideraba que el reporte del avistamiento podía afectar a la seguridad nacional. Un ejemplo gráfico lo representa un anuncio en papel que aparecía en todos los buques de la Navy estadounidense, en que se solicita al personal militar del buque, informar de cualquier avistamiento de objeto desconocido. Este anuncio recibió el nombre de “MERINT”[10]. En la Figura 1 aparece este anuncio. La pregunta clave aquí es ¿Para qué diablos los propios militares iban a implementar sistemas internos y confidenciales de reporte de OVNIs, si los OVNI no eran otra cosa que proyectos secretos que ellos mismos hacían?
Figura 1: Anuncio en papel, “MERINT” OPNAV 94-P-3A, de procedimiento radio-telefónico para reportar OVNIs. En su momento, este anuncio de papel era de uso exclusivo en los barcos de guerra de la marina de guerra estadounidense (La "Navy") durante mediados de la década de los 1960 [10]. La pequeña imagen es un extracto de la imagen grande, y muestra claramente un platillo volador bajo el denominador de "Unidentified Flying Object" (UFO), como algo que debía reportarse bajo el procedimiento MERINT. Esto muestra que los militares norteamericanos no sabían que eran los OVNIs y les pedían a los militares de menor rango que los reportaran. (Haga click en la imagen para verla en tamaño grande).

I) Las oleadas OVNI masivas comenzaron a partir del año 1947. Sin embargo, existen numerosos escritos antiguos, libros y pinturas antiguas que aluden a avistamientos de OVNIs en la antigüedad, con características muy similares a los reportes de la historia de la ufología contemporánea. Si bien, tales relatos del pasado no pueden tomarse como prueba definitiva de la existencia de los OVNIs, tampoco pueden descartarse de buenas a primeras, como lo hacen apresuradamente los partidarios de la HM.

Hipótesis Militar Paranoica (HMP)

Algunos de los que apoyan la Hipótesis Militar, sostienen además la conspirativa y un tanto paranoica creencia de que el propio gobierno de los EEUU implantó intencionalmente el mito de las visitas OVNI-extraterrestres en la población, para de esta manera, poder encubrir la existencia de sus propios prototipos militares secretos. A esta idea la llamaré provisionalmente la Hipótesis Militar Paranoica (HMP).

Un ejemplo de proponentes de la HMP lo constituye la referencia [6], es decir el libro “Ovnis, La Agenda Secreta”, del investigador Milton Hourcade, el que incurre en una interpretación muy peculiar y altamente discutible de la historia de la ufología y de algunas “evidencias” que conducen, según el autor, directamente a lo que yo llamo la HMP. Las “evidencias” mencionadas en [6] en realidad son altamente discutibles, pero no es el propósito del presente artículo analizarlas. En mi opinión, la HMP no tiene ninguna evidencia sólida que la respalde, y, además, se contradice seriamente con la historia de la ufología norteamericana y mundial, y también se contradice seriamente con la lógica común y corriente.

Pero vamos al grano. ¿Cuales son las debilidades de la HMP?

Pues son las siguientes:

J) Seamos realistas, pretender encubrir a toda costa la existencia de prototipos secretos a la población general es algo que no tiene demasiado sentido. En efecto, toda la gente en la actualidad SABE que los militares están siempre trabajando en prototipos secretos y en general a nadie le importa saber de tales prototipos secretos. Es ingenuo creer que un gobierno va a tener la necesidad de inventar un mito extraterrestre, para ocultar algo que a casi nadie le interesa conocer.

K) La Hipótesis Extraterrestre para explicar los OVNIs, surge alrededor del año 1950. Antes de eso, nadie relacionaba OVNIs con extraterrestres. Como ya he mencionado, existió una oleada de cientos de casos OVNI en todo el territorio de EEUU en 1947. Es archisabido que tal oleada generó una enorme confusión en los sectores militares, políticos y mediáticos de EEUU. Por lo tanto, es bastante difícil aceptar que el propio gobierno estadounidense se dedicase a generarse tal cantidad de tumulto y de problemas enviando centenas de prototipos secretos, para luego inventarse, 3 años después, una solución del tipo “implantación del mito extraterrestre”. La mejor manera de no tener un problema es previniéndolo, y NO solucionándolo 3 años después con la implantación de un supuesto “mito extraterrestre”, el que para peor, no solucionó nada.

L) El autor Terry Hansen [13] realizó un análisis bibliográfico de cómo los principales medios de prensa norteamericanos han procedido sistemáticamente a lo largo del siglo pasado (y de este) a obedecer las ordenanzas de los poderes gubernamentales norteamericanos, censurando o distorsionando informaciones de toda índole que el gobierno norteamericano ha considerado como inconveniente de ser publicada. Hansen va aun más lejos y explica como los principales medios de prensa norteamericanos han procedido de la misma forma en el caso particular de los OVNIs, usualmente cubriendo de forma negligente el tema OVNI, en ocasiones negándose a cubrir casos OVNI potencialmente graves, como por ejemplo las intrusiones OVNI en la base de la Fuerza Aérea de Malstrom, en Montana, en el año 1975. Un patrón importante identificado por Hansen, es el hecho de que los periódicos y medios de prensa locales y regionales en EEUU usualmente cubrían los casos OVNI en mayor cantidad y en forma mucho mas abierta y veraz, en tanto la que principales cadenas nacionales omitían el tema, le restaban importancia, o derechamente lo tergiversaban o ridiculizaban. Esta diferencia entre la prensa regional y la gran prensa nacional es fácilmente explicable considerando que las presiones gubernamentales se enfocaban lógicamente en los medios de prensa nacionales más masivos.

Esto indica que la intención del gobierno norteamericano siempre ha sido desprestigiar y ocultar el tema OVNI, por el contrario a lo que piensan los partidarios de la HMP, que consideran que el gobierno norteamericano siempre ha querido implantar el mito, y su explicación extraterrestre.

M) Implantar un “mito extraterrestre” es una de las cosas más poco sensatas que podría hacer un gobierno para encubrir sus prototipos secretos. Por ejemplo, imaginemos un gobierno que con tal de encubrir el estrellamiento de un avión secreto de gran tecnología, implanta el mito de que sus tropas en realidad recuperaron un platillo volador estrellado, repleto de cadáveres extraterrestres y de tecnología exótica. Lo cierto es que eso llamaría aún más la atención de posibles espías de potencias extranjeras. En términos generales, es ilógico encubrir un asunto importante (tecnología secreta militar) con un asunto de mucho mayor importancia (alta tecnología extraterrestre). La existencia de tecnología extraterrestre volando sobre nuestras cabezas lógicamente llamaría poderosamente la atención de las potencias extranjeras, quienes inmediatamente investigarían más a fondo para llegar a la verdad. Por ejemplo, si se les dijera a las potencias extranjeras que lo estrellado fue algo extraterrestre, tal potencia extranjera podría pensar que es cierto, y se pondría alerta y destinaría aún más espías y recursos para investigar a fondo el asunto. O también la potencia extranjera podría pensar que EEUU está usando una estrategia para ocultar otras cosas importantes. ¡Lo cual también los pondría en alerta y a investigar! En resumen, que la idea de implantar el mito extraterrestre no haría otra cosa que llamar la atención de las otras potencias y de los investigadores ufológicos (los cuales, motivados principalmente por la Hipótesis Extraterrestre, han hostigado durante 50 años al gobierno norteamericano pidiéndole la desclasificación de documentos secretos, y pidiéndole el reconocimiento de que algo se oculta).

N) Al contrario de lo que creen los partidarios de HMP, la regla históricamente frecuente, y confirmada por las declaraciones oficiales y formales emitidas por personeros de de la Fuerza Aérea y de las agencias del gobierno norteamericano, es que la idea de las visitas extraterrestres a nuestro planeta NO tiene ninguna evidencia. Otro dicho aún más frecuente, repetido hasta el cansancio por la Fuerza Aérea, es que los OVNIs no eran otra cosa más que fraudes, alucinaciones, o fenómenos mal interpretados por los testigos. Estas mismas fueron básicamente las conclusiones del Reporte Condon [9], un estudio que fue auspiciado y celebrado por la Fuerza Aérea. Asimismo, los reportes sobre el caso Roswell publicados en 1994 por Richard Weaver y en 1997 por James McAndrew, ambos de la Fuerza Aérea, concluyeron que lo caído en Roswell en 1947 era un proyecto militar secreto conocido como Globo Mogul y descartaron tranquilamente la explicación que involucraba un platillo volador de origen extraterrestre. Si los militares pretendían implantar el mito extraterrestre, se perdieron una gran oportunidad aquí. Otro taller oficial, y secreto, realizado en 1952, fue el Panel Robertson de la CIA, el cual declaró que no había evidencias que apoyaran la hipótesis extraterrestre y que además el tema OVNI debía ser ridiculizado y menoscabado ante el público norteamericano. ¿Donde está la implantación del mito extraterrestre?

O) Existen ejemplos palpables que parecen apuntar al hecho de que la misma Fuerza Aérea estuvo interesada en que el público se convenciera de que los platillos voladores eran de fabricación militar propia. Es el caso del modelo de disco Avro-Car, que fue mandado a construir a Canadá por la propia Fuerza Aérea norteamericana [8]. Sucedió que en 1954, la Fuerza Aérea ya le hacía propaganda pública al proyecto del disco Avro diciendo pomposamente que era su proyecto “secreto”, y emitía periódica y públicamente dibujos preliminares del disco. Si tenían la intención de implantar el mito extraterrestre, ¿Para qué iban a hacerle propaganda a un proyecto militar discoidal durante 5 años antes de que se terminara de construir? (hay que notar que cuando se estrenó el disco Avro-Car en 1959, éste fue un fracaso, pues a duras penas se podía elevar del suelo). Ver figura 2.

Figura 2: El proyecto de disco volador "Avrocar" fue promocionado durante 5 años por la fuerza Aérea como su proyecto "secreto" de platillo volador. Finalmente fue un fracaso, pues no podía elevarse del suelo más de un metro. La imagen muestra una interpretación artística emitida oficialmente por la Fuerza Aérea en 1955. El disco funcionaba con un rotor interno, algo así como un gran ventilador axial, que finalmente no hacía otra cosa que tirar aire.

P) Otro ejemplo de intento del gobierno norteamericano por hacer creer a la población que los OVNI eran prototipos secretos, lo constituyen los escritos del historiador de la CIA, Gerald Haines, quien dijo que las pruebas del avión U-2, cuando este era aún secreto, fueron las causantes del 50% de los avistamientos OVNI de ese momento. El físico óptico Bruce Maccabee revisó los archivos del Proyecto Libro Azul donde estaban archivados los avistamientos reportados en el momento en que se comenzaron a probar en secreto los U-2 y no encontró ningún aumento de avistamientos con respecto al mes anterior, es decir cuando los U-2 aún no se estaban probando; con lo cual demostró que las afirmaciones de Gerald Haines no tenían ningún sustento [11]. La pregunta clave aquí es: si querían implantar el mito extraterrestre para encubrir proyectos secretos, entonces ¿Para qué afirmar que el 50% de los avistamientos OVNI eran precisamente de proyectos secretos?

Q) Como ya se dijo, los manuales y ordenanzas internas militares, como por ejemplo el manual AFR 200-2 y la guía JANAP-146, estaban destinados a que los funcionarios militares reportaran interna y confidencialmente sus avistamientos OVNI. Sin embargo, estos manuales además establecían severas penas de prisión o multas para aquellos funcionarios militares que dieran a conocer públicamente tales avistamientos. A la larga, no fue posible aplicar tan duras sanciones a los numerosos militares que presenciaron fenómenos extraños, sin embargo…Si los altos cargos militares hubieran querido propagar el mito OVNI-ET, ¿Por qué habrían tenido la intención en primera instancia mantener los reportes en forma secreta o confidencial?

Conclusiones

El lector podrá notar que algunos de los puntos anteriormente mencionados son de carácter relativo y se pueden buscar subterfugios rebuscados para objetar el hecho de que tales puntos necesariamente jueguen en contra de la HMP. Sin embargo, algunos puntos definitivamente contribuyen a destruir la HMP sin objeción posible. Y mirada en conjunto, la totalidad de los puntos establece una muy fuerte objeción a tal Hipotesis Militar y a su vertiente Paranoica.

Como conclusión de los puntos ya mencionados, es bastante sensato deducir que La Hipótesis Militar HM (y su versión paranoica, la HMP) para explicar la presencia de objetos enigmáticos en nuestra atmósfera, es una hipótesis extremadamente insatisfactoria desde los puntos de vista evidencial, histórico y lógico.

Referencias

1. Hill, Paul R. Unconventional Flying Objects (1995)

2. Maccabee, Bruce. Acceleration. Website personal
http://brumac.8k.com/Acceleration/ACCELERATION.htm

3. Keyhoe, Maj. Donald. Flying Saucers From Outer Space. (1953)

4. Ruppelt, Edward. The Report on Unidentified Flying Objects. (1956)

5. Dolan, Richard M. UFOs and the National Security State, p. 395 (2000)

6. Hourcade, Milton. OVNIs, La Agenda Secreta.(2000)

7. Hastings, Robert L. UFO sightings at ICBM sites and nuclear Weapons Storage Areas http://www.nicap.org/babylon/missile_incidents.htm (2006)

8. Edwards, Frank. Flying Saucers – Serious Business (1966)

9. Condon, Edward. Scientific Study on Unidentified Objects (conocido como Reporte Condon) (1969)

10. Stanford, Ray. El Escándalo del OVNI (1976-1978)

11. Maccabee, Bruce, UFO FBI Connection (2000)

12. Top Notch Productions “Flying Saucers are Real”, versión en español “Los Verdaderos Platillos Volantes”( 2004). Emitido por Discovery Channel.

13. Hansen, Terry. The Missing Times (2000).

Labels:

Free Website Counter
Free Counter